Gatito se roba zapatos y su humana tiene que crear fanpage para devolverlos

0
257

Para Bj Ross nunca fue extraño que su gato se escabullera de su casa todas las noches en la búsqueda extenuante de regalos para ella, su humana, quien todas las mañanas encontraba una sorpresa distinta en el suelo del salón.

Aunque no era tan agradable descubrir insectos muertos o serpientes enfurecidas, a ella nunca le molestó, pues sabía que Jordan únicamente quiere mostrarle su amor.

Ross nunca ha pensado en limitar las salidas de su gatito, y lo deja deambular por el vecindario todas las noches con la plena seguridad de que regresará cada vez, habiendo pensado en ella, como lo demuestra con sus presentes.

Pero en enero de este año, algo raro comenzó a suceder. Según relató a The Dodo, a Ross le sorprendía la frecuencia con la que encontraba zapatos y objetos extraños en su jardín, aunque en realidad no le dio mucha importancia, y sólo los tiraba a la basura. Sin embargo, algo de repente hizo clic: los zapatos eran los nuevos regalos de Jordan hacia ella.

Fue así que esta mujer, residente de Altoona, Pensilvania, en Estados Unidos, descubrió que el nuevo hobby de su mascota era salir por el vecindario y robar las pertenencias de sus vecinos para ofrecerlas a ella como una ofrenda.

Es por esto que Ross decidió comenzar a recolectar todos los zapatos y los demás objetos, como guantes de béisbol, rodilleras, coderas,juguetes y hasta un traje de baño, para encontrar una manera de hacerlas volver con su dueño.

Pero antes que nada, compró un GPS para su gato, para poder asegurarse de si está bien y, sobre todo, en donde realizará su siguiente fechoría y también una cámara de video para exteriores para poder observar los regalos que lleva noche tras noche.

Además de esto, decidió iniciar una página de Facebook para ayudar a sus vecinos a reencontrarse con sus cosas robadas. Hasta ahora, sólo han podido contactar con uno, quien se llevó seis pares de zapato, sorprendido, pues afirmó haber creído que sus hijos habían perdido las cosas, no que se las hubiera robado un gatito.