LAS PROTESTAS CONTRA EL RACISMO EN LA HISTORIA

0
314

En los Juegos Olimpicos de México 68, dos velocistas norteamericanos, Tommie Smith y John Carlos, levantaron el puño en el podio, en protesta por el racismo y reivindicando los derechos humanos de los afroamericanos en su país.

El otro atleta, blanco, era australiano y se llamaba Peter Norman. Fue medalla de plata en esa carrera.

Los dos americanos le explicaron lo que iban a hacer y preguntaron que le parecía. Norman contestó: “Creo que todo hombre tiene derecho a beber la misma agua. Creo en lo que creen ustedes”.

A continuación señaló el distintivo de la lucha de los negros (la calcomanía redonda blanca que se ve en la foto) y preguntó si tenían una para él. De esa forma mostró su solidaridad con ellos.

Norman también sugirió a los estadounidenses usarán los guantes negros, pero como sólo tenían un par, se los dividieron y, por ello, uno levanta el brazo derecho y el otro el izquierdo.

Las consecuencias fueron terribles, los tres fueron expulsados por el COI y sus carreras deportivas terminaron; en sus países fueron repudiados, nadie les daba trabajo, recibieron hasta amenazas de muerte.

El australiano, a pesar de romper trece veces la marca de los 200 metros, no volvió a ser convocado por su país para una olimpiada.

De los americanos, uno terminó trabajando de lavacoches en Texas y, el otro, de estibador en el puerto de Nueva York.

El australiano terminó trabajando en una carnicería. Usaba su medalla olímpica para trabar la puerta de su miserable departamento.

Norman murió de un ataque al corazón a los 64 años en el 2006, los dos ex velocistas norteamericanos viajaron entonces hasta Australia y cargaron el féretro para honrar a su amigo.