Roban la plataforma más nueva de Pemex antes de ser inaugurada

0
733

Este 18 de marzo se cumplen 81 años de la expropiación petrolera que propició la creación, casi tres meses después, de Petróleos Mexicanos (Pemex) y una cosa queda clara: lograr que haya seguridad en las instalaciones de esta empresa en el Golfo de México continúa siendo un reto mayúsculo. Los grupos criminales parecen decididos a no dejar el lucrativo negocio de robar equipos de plataformas, utilizando ahora, incluso, armas de fuego.

El pasado mes de diciembre un grupo criminal se infiltró para robar la plataforma más nueva y costosa que se está instalando para Pemex y que se planea entre en operaciones en abril próximo; es decir, fue robada antes de ser inaugurada. El 24 de diciembre de 2018 tres hombres armados con pistolas escuadra, vestidos con ropa de civil, ingresaron a la plataforma de producción Abkatún-A2.

Un operario contratista de Pemex los encontró robando rollo de cable eléctrico para máquina de soldar. Al verse descubiertos, uno de los atracadores lo encañonó: se trataba de un hombre encapuchado que vestía pantalón de mezclilla y camisa de manga larga color negro. Su capucha tenía dibujada una calavera.

El criminal ordenó al operario que se fuera de allí, mientras dos de sus cómplices cargaban los rollos de cable robados. Se dirigieron a la zona de mareas perdiéndose de vista. El operario reportó el robo al gerente a bordo, sin embargo no se les detuvo.

En el reporte interno de Pemex sobre este hecho, y cuya copia está en poder de este medio, se indica que “el trabajador se apreciaba muy asustado por la impresión de lo vivido; acto seguido fue atendido por personal de primeros auxilios a bordo para que se controlara del susto reportándose estable minutos más tarde”.

Según el reporte, personal de la plataforma vio alejarse una lancha de fibra de vidrio de 21 pies de largo con motor fuera de borda, iban cuatro tripulantes y tomaron rumbo hacia la zona sur-sureste de la plataforma. Nueva y valiosa

El modus operandi de quienes suelen desvalijar plataformas petroleras en altamar ha sido revelado en diversas investigaciones periodísticas publicadas por este medio de comunicación.

El ingreso de por lo menos cuatro personas hasta la plataforma Abkatún-A2 muestra el conocimiento que de las instalaciones internas de Pemex tienen los grupos criminales. Esa plataforma, en particular, oficialmente está totalmente energizada: cuenta con alumbrado exterior y cuartos de control y eléctricos operando.

Curiosamente, se trata de la instalación más nueva y valiosa que adquirió Pemex. La Abkatun-A2 es una plataforma construida por la compañía Mc Dermott, que apenas se llevó a la Sonda de Campeche a finales del año pasado. Zarpó desde el puerto industrial de Altamira, Tamaulipas, el 2 de noviembre de 2018, y llegó al Centro Productor Abkatún el día 20.

Desde entonces, se ha mantenido en etapa de acondicionamiento para poder entrar en operaciones el próximo mes de abril. La misma cuenta con un equipo moderno con un costo que ronda los 8,771 millones 127,171 pesos.

Esa plataforma sustituirá a la Abkatún Alfa que se volvió chatarra tras la explosión del 1 de abril de 2015. Los grupos criminales al parecer tienen conocimiento preciso de cuáles son los equipos más nuevos en la región petrolera, y son estos los que han convertido en su principal blanco de atraco desde hace varios años, como ha documentado este medio de comunicación.

Newsweek en Español ha reportado cómo desde hace más de una década se han registrado atracos a plataformas petroleras.

Los robos a plataformas de materiales y equipos costosos se hacían en las instalaciones de Pemex en el Golfo al mismo tiempo en que oficialmente el gobierno de Felipe Calderón llevaba una guerra contra el crimen, sin embargo, los grupos criminales infiltrados en Pemex fortalecían sus redes para el huachicol a gran escala, así como los atracos y el desvalijamiento de plataformas petroleras.

Uno de esos casos fue el desvalijamiento de la plataforma Yaxche-Bravo, una instalación nueva que Pemex había comprado a un costo de 126 millones de pesos, la cual fue desvalijada cuando estaba en proceso de avituallamiento y entrega recepción, como ahora ocurre en la Abkatún-A2.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here