El nopal, cactácea insigne de nuestro país, está cambiando la vida de agricultores en Argelia.

El nopal mexicano es una especie maravillosa: salvo las espinas, todo lo que produce tiene un uso. El nopal sirve para recolectar agua, sus raíces fertilizan el suelo, y puede crecer en los ambientes más áridos y hostiles. Es por eso que agricultores de Argelia han empezado a fijarse en esta planta milagrosa para reactivar la economía de ciertas regiones extremadamente desprovistas.

En la localidad de Sidi Fredj, los agricultores, hace unos años, ya no podían soportan la situación de desempleo y aridez de la región, Muchos comenzaron a migrar y muchos otros pensaban hacerlo… hasta que llegó el nopal. Al empezar a cultivar esta cactácea por sus pencas (raquetas), su flor y su fruta, el árido paisaje argelino ha retomado otro verdor lleno de posibilidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here