Las recientes fotografías de un leopardo negro tomadas en Kenia comprueban que el mítico felino existe. Se trata de un logro, pues es la primera vez que un ejemplar de esta especie ha sido fotografiado en alta calidad en África durante los últimos 100 años.

La hazaña fue posible gracias al fotógrafo británico de vida silvestre Will Burrard-Lucas.


La hembra negra joven fue captada en plena noche en el área de Laikipia. Estaba paseando en las llanuras con un leopardo más grande de color normal que, al parecer, era su madre.

El ejemplar es de pelaje negro por una variación genética conocida como el melanismo, opuesta al albinismo, que da como resultado un exceso de pigmentación oscura.


El melanismo ocurre en aproximadamente 11% de los leopardos en todo el mundo, la mayoría de ellos vive en el sudeste de Asia. Verlos en África es extremadamente raro y, aunque al parecer han estado viviendo en Kenia, hasta ahora no había imágenes que dieran prueba de los testimonios que aseguraban su existencia.

Burrad-Lucas cumplió su sueño de la infancia al obtener las fotos.


A pesar de los informes sobre avistamientos de leopardos negros, también conocidos como panteras negras, la última observación confirmada ocurrió en Etiopía hace más de un siglo, en 1909. Las imágenes fueron publicadas en el African Journal of Ecology.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here