Después de seis años de ser enviados a las cuadras, los policías a caballos han vuelto a la Alameda Central, además, desde inicios del años empezaron a patrullar en Garibaldi, con esto se busca reducir delitos como robo y narcomenudeo.


En el 2002, Marcelo Ebrard, quien ocupaba el puesto como Secretario de Seguridad Pública, desplegó la Policía Charra en la Alameda Central, con ello la incidencia delictiva disminuyó en un casi 100 por ciento.

La presencia de caballos en el parque público del Centro Histórico duró sólo 10 años, pues para el 2012 los potros regresaron a sus caballerizas tras la remodelación de dicho lugar.


“Se colocó piso de mármol y los caballos no podían andar porque se resbalaban, eso causó que la Policía Típica desapareciera durante todo este tiempo”, explicó Samuel Salgado, agente de la ahora Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).
A partir de diciembre pasado, un total de 30 caballos y 30 policías charros fueron desplegados en las inmediaciones de la Alameda, un atractivo para los visitantes pues se muestran curiosos ante la presencia de caballos en el Centro de la Ciudad.
Desde el 1 de enero, la Policía Charra empezó a patrullar la Plaza de Garibaldi, un centro turístico que fue azotado por la delincuencia y que poco a poco mostraba menos visitantes.

“Sabemos lo que pasó en septiembre pasado (el homicidio de seis personas) eso le pegó a la imagen de Garibaldi y durante semanas dejaron de venir los visitantes”, explicó Julián Velázquez, quien es mariachi del lugar.


La presencia de los policías a caballo ha mejorado la percepción de seguridad entre los visitantes.
Los agentes usan un traje similar al de un charro, con sombrero incluido, lo que provoca confusión hacia las personas que visitan la plaza, pues creen que se trata de mariachis montados a caballo.
“Se nos acercan muchas personas para preguntarnos si somos mariachis, les explicamos que somos policías y que estamos encargados de la vigilancia, después nos piden permiso para tomarse fotos, algunos quieren subirse al caballo”, relató el agente Samuel Salgado.

En Garibaldi la vigilancia a caballo empieza a las 17:00 horas y termina a las 2:00 horas del día siguiente, en la Alameda la jornada de trabajo empieza a las 8:00 horas y termina a las 18:00 horas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here