Duermen en gasolineras para esperar pipas en Guadalajara

0
210

La crisis de desabasto de gasolina ocasionó que automovilistas con pijama, con cobijas y almohadas durmieron en gasolineras de la Ciudad para hacer fila a la espera de pipas con combustible.

A las 23:00 horas Tere López y su hija llegaron a la estación con la esperanza de cargar gasolina en unas horas.


Sin embargo, madre e hija terminaron durmiendo dentro de su carro a la espera de una pipa que, para las 9:00 horas de ayer, no había arribado.
“Realmente nunca pensé que fuera a pasar toda la noche”, comentó Tere, quien era la primera en la fila de vehículos que se extendía casi un kilómetro por la avenida.
Pero ellas no fueron las únicas que pernoctaron en el lugar. Raquel, que se encontraba estacionada unos lugares atrás en la fila, también iba acompañada por su hijo.

Llegaron alrededor de las 2:00 horas de ayer con cobijas y en pijamas preparados para pasar la noche a la espera de gasolina.

Los despachadores del lugar no sabían exactamente a qué hora llegaría una pipa, por lo que, poco antes del amanecer avisaron que era posible que no les surtieran pronto.


Raquel relató que en ese momento muchos conductores abandonaron el lugar, pero ella decidió quedarse pues ya iba preparada.

Otros que decidieron no madrugar o no exponerse a la noche tuvieron que formarse durante el día por horas en filas de dos, cinco o más horas de espera.

Fue el caso de la gasolinera en Avenida Vallarta y Arcos, donde recibieron una pipa de 20 mil litros con gasolina Premium a las 13:00 horas pero ya había clientes formados desde la mañana y la fila de automóviles rebasaba las 6 cuadras.


La primera en la fila fue Lourdes Pinedo quien se formó por más de cinco horas, desde las 8:00 horas a la espera de que llegara la pipa y pudiera llenar su tanque, sin embargo, la molestia comenzó cuando le dijeron que sólo podría llenar 20 litros.
De acuerdo con los despachadores del lugar, el abasto solo les duraría cuatro horas, cantidad que no alcanzaría a abastecer a todos los clientes formados.
En otras zonas de la Ciudad como en Santa Ana Tepetitlán, las filas acaparaban carriles de las Avenidas y generaban tráfico lento sobre Prolongación La Calma, varios se veían preparados con libros, música y acompañantes que se bajan de los carros para platicar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here