Pemex insiste en importar petróleo durante 2018

0
61

La empresa Petróleos Mexicanos (Pemex) insiste en implementar una medida histórica: importar petróleo crudo desde Estados Unidos durante 2018.

“Es muy viable que dentro de poco empecemos a importar crudo ligero. Vamos a estar exportando crudo pesado y trayendo ligero”, reveló Carlos Murrieta Cummings, director general de Pemex Transformación Industrial, durante su participación en el foro La reforma energética y los combustibles de aviación organizado por la paraestatal Aeropuertos y Servicios Axuiliares (ASA).

Esta medida persigue elevar los niveles del Sistema Nacional de Refinación, que se encuentran por debajo de 40% de su capacidad debido a que la infraestructura de Pemex no está configurada para procesar, de forma rentable, el petróleo mexicano pesado.  En caso de importar el energético, Pemex aumentará la producción de turbosina en 30%.

Murrieta Cummings explicó que la intención de traer crudo extranjero dependerá del precio. Si el crudo mexicano ofrece un mejor costo, la empresa energética no traerá hidrocarburo extranjero. El precio del petróleo ha comenzado a recuperarse desde su peor momento en enero de 2016, cuando el precio del barril mexicano se ofertó en 18 dólares por unidad. El pasado 11 de abril, la mezcla mexicana cerró en 58.74 dólares por barril.

El uso de petróleo ligero en las refinerías mexicanas favorece la obtención de combustibles de mayor valor como gasolinas y diésel, que contienen un menor contenido de azufre, que se traduciría en mayores márgenes económicos para la empresa productiva del estado.

El directivo detalló que la empresa productiva del Estado tiene dos opciones: invertir en adaptaciones altamente costosas para las refinerías existentes o traer el crudo adecuado para los “fierros” que Pemex tiene.

“Nosotros vamos a traer el crudo adecuado. En ese sentido, no solo se trata de la producción nacional, seremos más agresivos en traer crudo o lo que haga falta para maximizar el valor de los fierros que tenemos”, expresó Murrieta.

Hoy Pemex enfrenta el nivel más bajo en producción de petróleo del que se tiene registro: 1.9 millones de barriles diarios, bajo la sombra de los 3.4 millones que alcanzó en 2004 gracias al yacimiento Cantarell, que ha venido en declive desde entonces.

La historia de México como importador se remonta al 28 de octubre de 2015, cuando la filial Pemex Comercio Internacional (PMI) recibió una licencia del Departamento de Comercio de Estados Unidos para realizar un intercambio de importación de crudo ligero a cambio de crudos mexicanos pesados.

Un año después, la Secretaría de Energía detalló en su prospectiva de petróleo crudo y petrolíferos 2016-2030 que México contemplaba importar 50,000 barriles diarios de crudo desde Estados Unidos a partir de 2018.

Los hidrocarburos que se traerían, según el documento, serían el crudo West Texas Intermediate (Grados API) y una mezcla conocida como Mars (Grados API 28-30). Dicha mezcla de crudos más ligera se destinaría para las refinerías de Tula y Salamanca en el período 2018-2020.

“(Esta medida) es muy normal en cualquier país. Lo hace cualquier empresa”, justificó Murrieta durante su ponencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here