Muere el presidente y dueño de Samsung, uno de los hombres más ricos del mundo

0
111

El presidente del poderoso consorcio Samsung, Lee Kun-hee, murió este domingo a los 78 años de edad, en un hospital en Seúl.

Lee Kun-hee, que convirtió a Samsung Electronics en una potencia mundial en teléfonos inteligentes, semiconductores y televisores, murió después de pasar más de seis años en el hospital tras un ataque al corazón, informó la compañía.

El carismático líder del Grupo Samsung y la persona más rica del país, convirtió a la empresa en el mayor conglomerado de Corea del Sur, pero también fue condenado por soborno y evasión de impuestos.

Él y el imperio que construyó fueron vilipendiados por ejercer una enorme influencia económica, por una gestión opaca y transferencias dudosas de la riqueza familiar.”

Lee es una figura tan simbólica del espectacular ascenso de Corea del Sur y de cómo este país abrazó la globalización, que su muerte será recordada por muchos coreanos”, dijo Chung Sun-sup, director ejecutivo de la firma de investigación corporativa Chaebul.com.

Los 326.7 billones de won (289.600 millones de dólares) de ingresos de las filiales del Grupo Samsung en 2019 de ingresos equivalen al 17% del producto interno bruto de Corea del Sur, según datos de la Comisión de Comercio Justo y un cálculo de Reuters.

Lee, que tenía 78 años, es el último líder de segunda generación de un conglomerado controlado por una familia surcoreana, o chaebol, que ha muerto, dejando cuestiones de sucesión potencialmente complicadas para la tercera generación.

El líder del partido gobernante y exprimer ministro Lee Nak-yon elogió el liderazgo de Lee, pero dijo: “No se puede negar que reforzó la estructura económica dirigida por los chaebol y no reconoció los sindicatos”.

La muerte de Lee, con un patrimonio neto de 20.900 millones de dólares, según Forbes, va a provocar el interés de los inversores en una posible reestructuración del grupo que implica sus participaciones en empresas clave de Samsung como Samsung Life Insurance y Samsung Electronics.

Jay Y.Lee, su hijo, se ha visto envuelto en problemas legales relacionados con una fusión de dos filiales de Samsung que le ayudaron a tener un mayor control del buque insignia del grupo, Samsung Electronics.

El joven Lee cumplió condena en la cárcel por su papel en un escándalo de sobornos que desencadenó la impugnación de la entonces presidenta Park Geun-hye.

El caso, que se está viendo en la apelación, está programado para reanudarse el lunes. Otro juicio por fraude contable y manipulación de precio de las acciones comenzó este mes.

El hombre era el dueño de la mayor fortuna surcoreana y ocupaba el lugar número 67 entre las personas más acaudaladas del mundo, con una fortuna de 20 mil 900 millones de dólares, según el listado de 2020 de la revista Forbes.

El Grupo Samsung es mayormente reconocido como fabricante de aparatos electrónicos, tecnología de la información y teléfonos inteligentes, pero también abarca diversos ramos de la industria, desde moda, parques temáticos hasta seguros.

Su fortuna incluye la de su esposa, Hong Ra-hee, hija de un magnate de los medios de comunicación que presidía uno de los periódicos más importantes del país, de acuerdo con información de Forbes.

Lee Kun-hee tomó las riendas de Samsung en 1987, al suceder a su padre, Lee Byung-chul, el fundador de la empresa.

El presidente de Samsung también tenía tres hijas: Lee Boo-jin, la presidenta y directora ejecutiva de Hotel Shilla; Lee Seo-hyun, la directora de la organización sin ánimo de lucro Samsung Welfare Foundation, y otra hija, Lee Yoon-hyung, quien murió en 2005.