Irán captura un buque petrolero de bandera británica

0
246

El buque, Stena Impero, se dirigía a Arabia Saudita y según sus propietarios no han podido establecer contacto con la nave y que el GPS confirmó que se dirigía hacia costas iraníes. Se trata de un nuevo incidente en la escalada de la crisis en aguas del Golfo Pérsico.

La Guardia Revolucionaria iraní aseguró este viernes que tiene en su poder un buque petrolero de bandera británica que navegaba en aguas del Golfo Pérsico, informaron medios iraníes.

El buque, Stena Impero, se dirigía a Arabia Saudita y según sus propietarios no han podido establecer contacto con la nave y que el GPS confirmó que se dirigía hacia costas iraníes.

Se trata del más reciente incidente de la escalada iraní en aguas del Golfo, luego de que este jueves el presidente Donald Trump indicara que la Armada de Estados Unidos había derribado un dron de Irán porque aparentemente se había acercado peligrosamente al buque de guerra USS Boxer.

El Pentágono confirmó la incautación del petrolero y las empresas propietarias y que gerencian el buque, Stena Bulk y Northern Management, “pueden confirmar que aproximadamente a las 1600 BST (hora británica) de este 19 de julio el buque bajo registro de Reino Unido Stena Impero (…) fue interceptado por pequeñas embarcaciones y un helicóptero durante su tránsito por el Estrecho de Ormuz mientras el barco estaba en aguas internacionales. Actualmente no hemos podido contactar al buque que ahora se dirige al norte hacia Irán”, indica el comunicado escrito.

“Hay 23 marineros a bordo. No se han reportado lesiones y su seguridad es una preocupación principal tanto para los propietarios como para la gerencia. La prioridad tanto del propietario de la embarcación Stena Bulk como del administrador de embarcaciones de Northern Marine Management es la seguridad y el bienestar de la tripulación. Northern Marine Management no ha podido establecer contacto directamente con el barco desde que se notificó el incidente aproximadamente a las 1600 horas del día 19 de julio de 2019. Estamos en estrecho contacto con las autoridades gubernamentales de Reino Unido”, termina la declaración.

En un breve comunicado apenas se supo la noticia, la Cancillería británica indicó que está monitoreando con “caracter de urgencia” los reportes. Además, indicó que el gabinete de seguridad, Cobra, se encuentra reunido en la sede del gobierno para disccutir el incidente.

Horas después el ministro de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, dijo que habrá “serias consecuencias” si Irán no libera el buque petrolero.

Informes no confirmados hablaban de la captura de un segundo tanquero cuyo propietario también sería una empresa de Reino Unido.

Sin embargo, el gobierno iraní dijo que el segundo barco “recibió una advertencia de las fuerzas armadas de Irán sobre el cumplimiento de las regulaciones ambientales y las precauciones de seguridad y siguió su camino”, indicó la agencia de noticias iraní Fars.

La Guardia Revolucionara iraní dijo a los medios del país persa que el Stena Impero fue incautado por “violar las regulaciones internacionales”, aunque no dio más detalles.

Las recientes tensiones entre Estados Unidos e Irán se han incrementado después de que el secretario de Estado, Mike Pompeo, acusara a Teherán de estar detrás de los ataques a dos buques petroleros en el Golfo de Omán el pasado 13 de junio, aunque el gobierno iraní negó su presunta autoría en estos hechos.

Pero un hecho que ha colocado la tensión en un punto álgido ocurrió a mediados del mes de junio cuando la Guardia Revolucionaria de Irán anunció que había derribado un dron de Estados Unidos upuestamente porque volaba dentro de su espacio aéreo, ante lo cual, el presidente Trump respondió que su país estaba “armado y cargado” para tomar represalias contra esa nación del Medio Oriente.

En un comunicado, el portavoz de la Casa Blanca Garrett Marquis señaló que están al tanto de los reportes de la captura del buque petrolero de bandera británica: “Esta es la segunda vez en más de una semana que Reino Unido ha sido blanco de la escalada de violencia del régimen iraní”, dijo Marquis. “Estados Unidos continuará trabajando con nuestros aliados y socios para defender nuestra seguridad e intereses contra la maligna conducta de Irán”.