¿México o EEUU? ¿Quién cedió más en las renegociaciones del Nafta?

0
90

CIUDAD DE MÉXICO.- Después de largas y tensas negociaciones que duraron poco más de un año, México y Estados Unidos llegaron a un entendimiento para renovar el Tratado de Libre Comercio (Nafta, por sus siglas en inglés). Los negociadores de ambos países lograron un consenso en los temas más espinosos, pero, de acuerdo con diversos analistas, el acuerdo se dio debido a que en la demanda más importante México tuvo que ceder.

Desde que llegó al poder, Donald Trump insistió en que las empresas estadounidenses que tienen plantas de producción automotriz en México deben pagar aranceles cuando envían sus vehículos de México a Estados Unidos.

Según el presidente estadounidense, los bajos salarios que se pagan a los trabajadores mexicanos incentivaban a que las armadoras abrieran ahí sus plantas y provocara desempleo en EEUU. Por esta razón, Trump planteó que en el nuevo acuerdo el 85% de las piezas de cada vehículo ensamblado en México estuvieran fabricadas en Estados Unidos.

El Nafta actual solo contempla el 62.5% de las piezas hechas en Estados Unidos y aunque el gobierno mexicano abogó para que se mantuviera el mismo porcentaje, en el acuerdo final acordaron un 75%; es decir, aumentó en 12.5%.

De acuerdo con Arlene Ramírez Uresti, internacionalista del Tecnológico de Monterrey, el acuerdo no vislumbra un panorama totalmente alentador para México, en especial en el ámbito de la manufactura, que perderá ese porcentaje de producción en los automóviles que se ensamblen en México.

Sin embargo, en el marco del clima político que se vive semanas antes de las elecciones de mitad de periodo en Estados Unidos, Trump se anota una victoria.

“Era sumamente importante para el presidente Trump lograr una de sus promesas. Ahora sí llega con la canasta completa y llena a decirle al electorado que logró el acuerdo que beneficia a Estados Unidos. Esto nos hace pensar que fue un acuerdo políticamente correcto, pero quizá económicamente y operativamente no tan favorable para México”, señaló.

Además, en el acuerdo anunciado este lunes por los presidentes Donald Trump y Peña Nieto, México aceptó que entre el 40% y 45% del valor de un auto sea producido en una zona de América del Norte en la que se paguen salarios de más de 16 dólares por hora, lo cual ocasionaría que las manufacturas establecidas en México ya no tengan el incentivo de pagar bajos salarios a sus trabajadores y regresen a establecerse en Estados Unidos.

Los términos de este acuerdo tendrán que ser manejados por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien asumirá el próximo 1 de diciembre y heredará la obligación de establecer mecanismos para hacer que el acuerdo no cierre espacios para industrias o sectores, como el automotriz.

Para los empresarios mexicanos, sobre todo en la parte manufacturera, será muy complicado el poder homologar a 16 dólares cuando el salario promedio actual es de poco más de 2 dólares por hora.

Ramírez Uresti señala en los primeros 100 días de gobierno, AMLO tendrá que demostrar no solamente que tiene la capacidad para cumplir lo que prometió sino de transformar las zonas fronterizas como había anticipado, con la prontitud y la urgencia que este nuevo entendimiento demanda.

Qué hay de la cláusula sunset y la solución de controversias
La vigencia del original del tratado era indefinida, sin embargo, durante las renegociaciones Estados Unidos había propuesto una cláusula que buscaba terminar con el acuerdo luego de cinco años de vigencia.

En este nuevo acuerdo los negociadores mexicanos y estadounidenses establecieron una vigencia de 16 años para el acuerdo comercial bilateral. Además de un mecanismo para que, en el sexto año del acuerdo, los equipos se reúnan y revisen si consideran necesario que se amplíe 16 años más.

Bajo esta condición la próxima revisión sería en 2024 y coincidiría con las elecciones para renovar la Presidencia de México.

Otra de las peticiones de Trump era modificar los capítulos 11, 19 y 20 del actual Nafta que regulan el trato entre los gobiernos y los particulares. No obstante, al final se mantendrán los capítulos 11 y 20.

Sobre el artículo 19, México se mostró a favor de eliminarlo o modificarlo, pero se acordó que será revisado con Canadá, quien se opone a estas opciones.

En lo que aún no hay un acuerdo es en el nombre del tratado renovado, debido a que Trump ya no quiere que se llame Nafta, porque dice que se presta a “malas interpretaciones”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here