En riesgo de rojo 3 entidades: Durango, Coahuila y Nuevo León; así queda semáforo nacional

0
91

La Secretaría de Salud actualizó el semáforo epidemiológico de riesgo por COVID-19 que estará vigente a partir del próximo lunes 26 de octubre, en esta ocasión tres entidades federativas están en mayor riesgo de pasar, si la tendencia continúa creciendo en sus indicadores del semáforo de riesgo epidémico, del nivel alto al nivel máximo, es decir, que cambien de naranja a rojo.

Chihuahua regresó al máximo riesgo, es decir, al semáforo rojo, 19 estados se encuentran en color naranja, riesgo alto; 11 en amarillo, riesgo medio y uno, Campeche, por segunda semana en semáforo verde, es decir, bajo riesgo.

En riesgo de regresar al rojo están 3 entidades: Durango, Coahuila y Nuevo León.
Fue desde este viernes que Chihuahua regresó a semáforo rojo a causa del incremento en el número de casos positivos y hospitalizaciones por la pandemia de coronavirus.

En esta entidad al norte de México se anunció que se tendrá Ley Seca, “multa y arresto” para quienes realicen fiestas, además de que agentes de tránsito multarán a personas que conduzcan vehículos con más de dos pasajeros.

Así queda el Semaforo COVID-19 a nivel nacional:
El estado en rojo es:

  • Chihuahua

Los 19 estados en naranja son:

Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Nuevo León, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, Nayarit, Jalisco, Aguascalientes, Colima, Michoacán, Querétaro, Estado de México, Ciudad de México, Hidalgo Yucatán, Quintana Roo, Guerrero.

Los 11 estados en amarillo son:

Sonora, Tamaulipas, Chiapas, Veracruz, Guanajuato, Puebla, Tlaxcala, Tabasco, Morelos,Oaxaca, Sinaloa
El estado en verde es:

  • Campeche

Durango, Coahuila y Nuevo León podrían regresar a rojo, tiene mayor riesgo

¿Qué medidas se deben tomar en cada color del semáforo?
ROJO
Este color significa riesgo máximo, aquí se estableció que se permitirá:

Reanudación de las actividades económicas esenciales como son la construcción, la minería y las industrias referentes a la fabricación de equipo de transporte.
Personas podrán salir a caminar alrededor de sus domicilios durante el día.
Las clases, plazas públicas y otros espacios abiertos como parques, serían suspendidos tal como se vivió hace meses cuando estuvimos en semáforo rojo.

Durante esta fase del semáforo epidemiológico deben seguirse medidas básicas de prevención (mantener la sana distancia y el lavado constante de manos), además de las siguientes medidas:

Suspensión temporal de actividades no esenciales.
Reprogramación de eventos de concentración masiva.
Protección y cuidado de las personas adultas mayores.

Naranja:
Además de las actividades económicas esenciales, se permitirá que las empresas de actividades económicas no esenciales trabajen con el 30% del personal para su funcionamiento. Se abrirán los espacios públicos abiertos con un aforo (cantidad de personas) reducido.

Amarillo:
Las regiones identificadas con el color amarillo podrán volver a las actividades económicas esenciales y no esenciales con capacidad completa, mientras se sigan tomando medidas para proteger la salud de los trabajadores.

Las actividades económicas catalogadas como esenciales que podrán realizar los estados las puedes consultar aquí: Reactivación de la economía mexicana de forma responsable y segura.

Se deben seguir de manera estricta las intervenciones de sana distancia, dependiendo del color de semáforo en el que se encuentren a nivel local.

Verde:
Se permite regresar a las actividades escolares, además de las no esenciales y la reapertura de espacios públicos. Se prevé que en este nivel se regrese a la normalidad, pero manteniendo las medidas de salud pública y laboral, así como las acciones de cuidados a las personas vulnerables.

Todas las actividades laborales están permitidas.

El espacio público abierto se abre de forma regular, y los espacios públicos cerrados se pueden abrir con aforo reducido.

Como en todos los colores del semáforo, las actividades deben realizarse con medidas básicas de prevención y máximo cuidado a las personas con mayor riesgo de presentar un cuadro grave de COVID-19.

De no hacerlo se corre el riesgo de que en los lugares en que no se ha incrementado de forma sustancial la actividad epidémica, pueda emerger la epidemia de forma abrupta, con la necesidad de imponer medidas más restrictivas que no convienen a la vida pública y la economía.