Chófer de tráiler en el que murieron migrantes viajaba drogado, afirma legislador

0
55

El legislador demócrata Henry Cuellar afirmó que el chofer del tráiler en el que 53 migrantes murieron el pasado 27 de junio, en San Antonio, Texas, se encontraba drogado con metanfetamina al momento de su detención.

El conductor, identificado como Homero Zamorano Jr., quien compareció este jueves 30 de junio ante un tribunal de Texas, podría enfrentar cadena perpetua o pena de muerte.

Los agentes de la policía de San Antonio encontraron al chofer, quien radica en Texas, escondido entre la maleza cerca del remolque abandonado el lunes, según documentos presentados en el tribunal federal.

El representante Henry Cuellar, un demócrata cuyo distrito incluye la parte oriental de San Antonio, declaró a Reuters que a Zamorano se le encontró metanfetamina, una poderosa droga sintética, en su cuerpo.

Cuellar dijo que fue informado sobre el asunto por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP), pero que no sabía cómo las autoridades lo habían determinado.

Un funcionario de la CBP, que habló bajo condición de anonimato con la agencia mencionada, confirmó que Zamorano tenía metanfetamina en su organismo.

Migrantes, sin agua, bajo temperaturas de 39.4 grados
Autoridades encontraron el tráiler con la puerta trasera entreabierta y los cuerpos apilados en su interior, que estaban calientes al tacto. En la maleza cercana, los agentes descubrieron otras víctimas, algunas de ellas fallecidas.

Encontraron a Zamorano escondido cerca de las víctimas y lo acompañaron a un hospital local para que fuera evaluado por un médico, según la fiscalía.

El camión transportaba migrantes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador y fue encontrado en una zona industrial desolada cerca de una carretera en las afueras de San Antonio, Texas, a unos 260 kilómetros al norte de la frontera entre Estados Unidos y México.

Ese día, las temperaturas en la zona se habían disparado hasta los 39.4 grados centígrados. Autoridades que acudieron al lugar no encontraron suministros de agua ni señales de que el aire acondicionado funcionara dentro del remolque de carga.

La mitad de los fallecidos son mexicanos, 11 personas -entre ellas menores de edad- siguen hospitalizados. Además de 27 mexicanos, entre las víctimas hay 14 hondureños, siete guatemaltecos y dos salvadoreños.