n3

El Congreso de la Unión le dio al gobierno federal la posibilidad de fluctuar los precios de las gasolinas en una banda. “Eso no significa que se vaya al límite. Le dimos un instrumento para poder ir ajustando el precio de los combustibles para garantizar con sensibilidad que lleguen en buenas condiciones de precios a todos los ciudadanos. Y justamente lo que hacen mal es situarse en la banda superior”, afirmó el presidente del Senado de la República, Roberto Gil Zuarth.

Sostuvo que no era la intención de que subieran los precios. “La intención es que el gobierno tuviera la suficiente flexibilidad para ajustar el precio de los combustibles, sobre todo para poder enfrentar entornos internacionales complejos en un momento en que el país estaba en vías de implementación de la reforma energética”.

Publicidad
Y enfatizó: “Le dimos al gobierno federal un instrumento de flexibilidad que han convertido en una política de recaudación a través del precio de las gasolinas. Ahí es donde está de manera incorrecta el funcionamiento de lo que estos instrumentos implican”.

Además, argumentó que el gobierno no puede pretextar que no tiene las reformas; no puede pretextar que el Congreso le ha negado algo; no puede pretextar que el Congreso no le ha generado las condiciones para poder desarrollar políticas públicas que den satisfacción y solución al problema económico del país.

“Está en sus manos la solución, la promoción y, sobre todo, crear incentivos al crecimiento económico. No puede pretextar que no ha tenido las reformas ni la colaboración del Congreso. Le hemos dado, como Congreso de la Unión al Gobierno de la República, todos los instrumentos necesarios. Ahora debe empezar a actuar desde la política púbica para generar crecimiento en nuestro país”.

En entrevista, sostuvo que no ha fallado la reforma energética. “La reforma energética no se ha puesto en implementación. Ese es el problema, que todavía no tenemos un entorno de competencia, de generación de inversión, de promoción del empleo que justamente son sus objetivos”.

Subrayó que el problema es que la reforma energética no está en plena vigencia ni en plena marcha. “Se han tardado en echarla a andar. En consecuencia, eso explica en buena medida que siga siendo la política de los combustibles política fiscal y una estrategia de recaudación, cuando debería ser un mercado en el cual tengamos los mexicanos acceso a bienes a mejor precio y a la mejor calidad”.

Acerca del hecho de que está solo a dos centésimas del techo de la banda de 3%, esto es el precio más alto de las gasolinas después de la liberación, el senador Gil Zuarth, expresó:

“El Gobierno de la República debe ser sensible a la circunstancia económica que vive el país que es terriblemente complicada y compleja. Cada vez se encarecen los precios; el empleo no crece a las tasas que necesitamos para poder aprovechar el bono demográfico. Tenemos un entorno internacional convulso; pero sobre todo, el gobierno debe ya ajustar sus políticas públicas, ajustar su gasto y también los programas de gobierno”.

Insistió en que lo que hace el gobierno es irse a los límites superiores de la banda con el propósito de recaudar dinero y eventualmente, cerrar su brecha de gasto público. Consideró que no debe ser esa la opción.

“Lo que debe hacer el Gobierno de la República es ajustar su gasto en lugar de cargarles a los contribuyentes y sobre todo a los usuarios de combustibles, los costos de un mal ejercicio del gasto público”.

– ¿Compensa con esto los recortes?

“Lo que está haciendo es cerrando sus cuentas presupuestales a partir del precio de los combustibles. Hace recaudación con el precio de las gasolinas. Está recaudando dinero, les está imponiendo a los mexicanos un impuesto indirecto a través del precio de las gasolinas.

“De eso se trata la decisión que tomaron y se explica en un entorno complicado internacionalmente, no cuando existe fundamentalmente la opción de reducir el gasto público y hacerlo mucho más productivo”.

En este sentido, el líder cameral dijo que hay enormes oportunidades, ventanas de oportunidad de cerrar el gasto público en nuestro país, en lugar de transferirle a los mexicanos mayores cargas tributarias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here