G05071113.JPG MÉXICO, D.F.-Press conference-Conferencia de prensa-Yunes. El ex director del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Miguel Ángel Yunes ofrece conferencia de prensa, la tarde de este martes en la Ciudad de México. EGV. Foto: Agencia EL UNIVERSAL/Cri Rodríguez.

“Empatan los Yunes, sorprende Morena”, cabeceó el pasado jueves el diario Reforma su encuesta sobre los candidatos al gobierno de Veracruz: Miguel Ángel Yunes Linares del PAN-PRD tiene 33%, Héctor Yunes Landa de la alianza PRI-Verde-NA-AVE alcanza 32%, mientras que Cuitláhuac García, de Morena, asombra con un 24%. Las cifras no sorprenden ya que en esa entidad se libra un combate de pronósticos reservados.

Luego de que el hoy panista se había mantenido al alza en algunos sondeos, su descrédito aumenta con el correr de los días; los señalamientos sobre su enriquecimiento ilícito publicados en El Universal, Univisión y el video de Anonymous ya le han pasado la factura. Así, cuando faltan tres semanas de campaña, es claro que se recrudecerá la guerra sucia y los golpes bajo la mesa.

Tan sólo en el tercer debate que hubo entre los candidatos, Yunes Linares fue el más cuestionado, no tanto por sus propiedades sino por sus presuntos acuerdos con el gobernador Javier Duarte para apoyar la senaduría de su hijo Fernando, aun a costa de hacer perder en Veracruz a la entonces candidata presidencial Josefina Vázquez Mota. El panista hizo mutis.

El periodista e investigador veracruzano Alejandro Aguirre, colaborador de varios medios como El Universal, ha hecho una acuciosa revisión de por qué Yunes Linares ha hecho una fortuna cuantiosa. Entre otras informaciones señala que el hecho de ocupar cargos estratégicos como ser director de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, la Secretaría de Gobierno en la administración de Patricio Chirinos, fungir como coordinador general de Prevención y Readaptación Social de Segob y ser titular del ISSSTE, le han permitido tejer una red de vínculos políticos, empresariales periodísticos e incluso delincuenciales, que le han permitido sacar muy buen provecho para él y su familia, como lo destaca en su cuenta de twitter @aaguirre_g, que resulta de consulta obligatoria.

Un botón de muestra: Aguirre Guerrero destaca que tan sólo en el ISSSTE —cuando era protegido de Elba Esther Gordillo— se ocupó de las reformas al sistema de pensiones, que incorporó a la institución a compañías dedicadas a prestar dinero a los pensionados, particularmente a los maestros, con altas tasas de interés, como es el caso de Con su pago —propiedad de Alfredo Chedraui Obeso—, “y de ésta con empresas constituidas por Miguel Ángel Yunes y familia. Son cientos y millones de pesos cobrados a pensionados del ISSSTE con altísimas tasas de interés que fueron a dar al patrimonio de la familia Yunes”. El periodista hace un buen retrato del hoy candidato del PAN-PRD.

Y es que en la contienda electoral por Veracruz se libran varias batallas y no sólo por la gubernatura de la entidad; otra pasa por el 2018, donde las dirigencias del PRI y el PAN buscan avanzar rumbo a la carrera presidencial. Otra más se lleva a cabo en el PAN —nacional y estatal— donde la pregunta es hasta dónde aguantará el dirigente del blanquiazul Ricardo Anaya para mantener a un candidato tan cuestionado como Miguel Ángel Yunes Linares, al que irónicamente algunos llaman el Nopal —por las múltiples propiedades que le aparecen y que provocan el repudio de muchos panistas como Rafael Acosta Croda, que sin reservas ha dicho “no queremos ser la vergüenza nacional por este señor”.

Mientras tanto, el candidato de la alianza PRI-Verde-Nueva Alianza-AVE-Cardenista Héctor Yunes Landa —que ha ido cuesta arriba— no sólo tiene que luchar contra el panista, sino ir en contra del descrédito de un gobernador nefasto como es Javier Duarte, denunciado por el Observatorio sobre las Finanzas Públicas de la Facultad de Economía de la Universidad Veracruzana de provocar una mega deuda por 122 mil millones de pesos y de provocar el enojo y “encono social”, como lo señala el coordinador del observatorio, Hilario Barcelata.

Para el también académico Aguirre Guerrero, entrevistado en exclusiva por Siempre!, la contienda electoral es de pronóstico reservado, donde hay más tesituras de descalificación que de propuestas. Analiza los factores que pueden incidir en las preferencias de los votantes.

“Entre los factores, está el descrédito que tiene el gobernador Javier Duarte en Veracruz, que está siendo ‘un adversario’ para el priista Héctor Yunes, que tiene que pelear no sólo con su adversario político, su primo hermano Miguel Ángel, sino también contra la mala imagen que tiene el gobernador en Veracruz.

Miguel Ángel Yunes Linares, más que atacar a Héctor, ataca y trata de capitalizar la apatía de la gente hacía Javier Duarte, ésa es en realidad la plataforma política de Miguel Ángel, más allá de sus propuestas. Busca aprovechar el descrédito que existe en el estado en contra de Duarte y no centralizar tanto sus ataques en Héctor Yunes, eso es visible.

Héctor por su parte, intenta sacar ventaja de toda esa serie de filtraciones de Miguel Ángel, señalamientos, enriquecimiento ilícito, cosas que rayan en la inmoralidad para intentar mermar la preferencia electoral que pareciera la tiene en este momento Miguel Ángel Yunes.

Se ha vuelto una campaña muy fuerte, muy sucia, muy llena de golpes por debajo de la mesa, es la reina de todas las batalla de este 5 de junio porque por Veracruz pasa gran parte de lo que pueda ocurrir en 2018. Se ha vuelto la obsesión del PAN, dado que nunca hubo alternancia en el estado, es además el tercer padrón más importante de la república mexicana; lo que ocurra en Veracruz es fundamental.

Por eso la importancia que el PAN le pone a Miguel Ángel, a pesar de todos los señalamientos que se le están haciendo de casas, propiedades y todo lo que está en Univisión, en El Universal o en Anonymous, y lo siguen apoyando a expensas de ganar Veracruz.

Sabemos y es una pregunta que se hace aquí en Veracruz, ¿hasta cuándo Ricardo Anaya y el PRD van a apoyar a Miguel Ángel?, si siguen surgiendo estos señalamientos, propiedades y mansiones a su nombre, es un asunto que está en el aire.

Puede ser que pueda más ganar Veracruz que otra cosa, no olvidar que en la elección presidencial, el PRI pierde Veracruz —por una diferencia de mil 598 votos, el PAN gana la elección con 1,204,712 sufragios—. Es un asunto que está en el aire, las dirigencias del PRI y del PAN tienen puestos los ojos en Veracruz.

La situación seguirá muy caliente, a pesar de que algunas encuestas marcan a Miguel Ángel como un vencedor con unos 5 puntos porcentuales, considero que dadas las declaraciones de Andrés Manuel López Obrador en contra Yunes Linares, aunado a los trapos sucios que están saliendo y otros factores, eso está haciendo que las preferencias de Yunes Linares vayan a la baja, mientras que Héctor Yunes intenta ir a la alza.

El tiempo sigue transcurriendo, todavía faltan semanas de campaña y podemos llegar al día límite con una elección sin resolverse, es decir, que se va a ganar por una nariz.

Sobre todo cuando se habla de diputados federales panistas muy arrepentidos de haberle dado la candidatura, cuando de por sí no estaban convencidos.

Es correcto, de hecho cuando se le dio la candidatura a Miguel Ángel fue un debate encarnizado el que sostuvieron panistas locales, federales, porque uno de los grandes enemigos del PRD en Veracruz, y no lo podemos dejar de lado, fue Yunes Linares por muchos años un priísta, exsecretario de gobierno priista; y el panismo no lo ve bien, dado que hay gente con gran trayectoria, de hueso colorado, con muchos años en el PAN estatal y federal, que se vieron relegados.

Esto ha hecho que veamos a tres expanistas como candidatos actuales a la gubernatura de Veracruz con fuerza, el más fuerte, Juan Bueno Torio, expanista muy importante, exdiputado federal, hombre fuerte, empresario interesante que está como candidato independiente. Otro es Alejandro Vázquez Cuevas, exdirigente del PAN en el estado, quien curiosamente metió a Yunes Linares al PAN y hoy tuvo que abandonarlo molesto por la circunstancia de su candidatura. La tercera es Lina Méndez del Partido del Trabajo, una mujer con mucho jale, que fue diputada local, diputada federal, presidenta municipal. Son tres exactivos panistas que ahora buscan la gubernatura y que se fueron del PAN molestos por la designación de Yunes Linares como candidato a gobernador e incluso por la alianza, pero más por la designación de Yunes Linares.

Lo que logren estos tres personajes se va a sumar a Héctor Yunes, le va a beneficiar y le va a restar a Miguel Ángel Yunes.

Y Andrés Manuel pone su grano de arena..

Sin duda alguna, el más fuerte después de los Yunes es Cuitláhuac García, y ahora que Andrés Manuel se decantó públicamente por ir en contra de Yunes Linares y no tocar a Héctor Yunes o al PRI. Estos factores, hablo de tres expanistas más Morena y lo que le sume Héctor Yunes, todos descalifican y se van encima de Yunes Linares; aunque Cuitláhuac dice que los dos Yunes son lo mismo, es cierto que tiene que lanzar ataques, de todas formas es evidente que todos los candidatos están encima de Yunes Linares y éste encima de Javier Duarte.

¿Y el gobernador?

Se ha mantenido después de una serie de manejos muy desafortunados en redes sociales y lógicamente en la dirigencia nacional se dieron cuenta desde hace mucho tiempo que el “activo” de Javier Duarte es más un “pasivo” para Héctor Yunes. Decidieron actuar y ahora el gobernador, a pesar de los descalificativos de Yunes Linares, y de que salen cosas que Duarte podría aprovechar para decirles: ¡miren, se lo dije!, no entra ni en redes, ni en nada. Cometió yerros muy importantes en redes sociales, el descrédito que tiene en el estado y sus errores estaban afectando mucho a Yunes Landa. De ahí que la dirigencia nacional del PRI detuvo la participación de Javier Duarte, al menos de manera pública.

La operación política del gobierno en turno a favor de su candidato siempre va a existir y existe, sin embargo ya no es pública, al gobernador le dieron margen sólo para moverse en materia de su gobierno y de sus obras, pero no puede tocar puntos que tengan que ver con la elección, ni engancharse con Yunes Linares, lo cual le debe costar mucho trabajo.

Una elección en la que está jugando fuerte Beltrones…

Sabemos perfectamente que Héctor Yunes es candidato de Manlio Fabio Beltrones, el gobernador Duarte tenía preferencia por otro candidato, sin embargo pesó más la voz de la dirigencia nacional y se quedo Héctor Yunes Landa como candidato, a pesar de que públicamente no tenía buena relación con Javier Duarte. Baste recordar el episodio de la caña de pescar, que es un ejemplo de la relación tan ríspida que tiene Duarte pero no sólo con Héctor sino también con otro familiar, Pepe Yunes, que seguramente va a ser candidato del PRI en 2018.

Manlio le está apostando por supuesto mucho a Veracruz, busca que gane Héctor Yunes, porque de esta apuesta obtendrá puntos para una eventual candidatura del PRI, mientras que también Ricardo Anaya hace lo mismo. Veracruz es una elección que tiene que ver mucho con el 2018.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here