El cambio climático empeora las alergias

0
169

Aunque no lo creas, el cambio climático es un factor que influye directamente en la incidencia y exacerbación de las alergias, reacciones inmunitarias del organismo que, se calcula, padecen cuatro de cada 10 personas en el mundo.

Así lo dio a conocer Víctor Mundo, Gerente Médico de Consumer Health en Bayer México y experto en medicamentos de venta sin receta, quien destacó que este fenómeno está generando un incremento en el número, intensidad y duración de las alergias.

El especialista detalló que, al elevarse la temperatura, se produce más dióxido de carbono (CO2), el cual “alimenta” a las plantas, provocando que las polinizaciones ocurran cada vez más temprano, por más tiempo y de manera más intensa.

Mundo añadió que también las tormentas, durante las estaciones de polinización, pueden inducir la hidratación de los granos de polen y su fragmentación, generando aerosoles biológicos atmosféricos que transportan alérgenos.

“De no controlarse la alergia, la persona puede sufrir consecuencias importantes a nivel físico como rinitis, infecciones y asma, mientras que en el plano emocional y social, puede experimentar cansancio, frustración, ira y, con frecuencia, aislamiento en su esfuerzo por evitar sitios donde pueda ‘toparse’ con los alérgenos que lo afectan”, dijo.

Para quienes tienen rinitis alérgica, parece casi imposible visitar parques, jardines, terrazas y otros espacios abiertos. Incluso, salir a la calle en un día de alta contaminación se puede convertir en una travesía que implique cargar un arsenal de pañuelos y la permanente incomodidad de sentirse enfermo, señaló el especialista en un comunicado de Bayer.

Por ello, agregó, las alergias no deben simplemente asumirse, sino que es fundamental acudir con un alergólogo para que haga un diagnóstico y genere una estrategia de tratamiento adecuada.

En el caso de personas que van a estar expuestas durante periodos prolongados a un alérgeno como el polen, se recomienda el uso de tratamientos de larga duración –como los antihistamínicos–, que permitan al paciente disfrutar de su día sin sufrir los síntomas del padecimiento.

Existen diversas marcas y presentaciones de antihistamínicos; algunos funcionan durante solo unas cuatro a seis horas, mientras que otros tienen efecto hasta por 24 horas, como la Loratadina que, además, no causa somnolencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here