Sí, esto ha ocurrido en el año 2017, en pleno siglo veintiuno: una joven afroamericana fue expulsada de un centro comercial en Michigan por vestir camiseta sin mangas y shorts.

En un post en su página de Facebook, Hannah Pewee, de 20 años, cuenta que estaba de compras en el Woodland Mall en Kentwood, Michigan, cuando un guardia de seguridad le pidió que se fuera después de recibir quejas sobre su vestuario.

“Sip. Al parecer, una persona anónima me reportó a la seguridad del mall por vestuario inapropiado y me echaron”, escribió en un post que desde entonces se ha vuelto viral. “No importa que dentro del radio donde estaba había un montón de chicas vestidas como yo, ya que hay NOVENTA grados fuera. Estoy tan enojada ahora que estoy temblando. Me sentí tan avergonzada que casi lloré. Todo porque a un extraño no le gustaba cómo me vestía”.

En el momento de su expulsión Pewee no conocía el código de vestimenta del mall, y por eso no protestó con la administración del lugar.

Pewee también señala que incluso compró los shorts que llevaba en la tienda Forever 21 en el mismo centro comercial el año pasado.

“Me pareció ridículo. ¿Por qué deberíamos comprar en una tienda de la que ni siquiera podemos usar la ropa?”, dijo. “Ellos afirmaron que su política era ‘es necesario cubrir todo’. Esto no es exacto, ya que cuando llegué a casa y revisé su sitio web, su política era solamente, ‘ropa apropiada, incluyendo camisas y zapatos’”.

Sus quejas no cayeron en oídos sordos. En respuesta a un comentario en su página de Facebook, un representante del centro comercial dijo que la foto publicada por Pewee no refleja que los shorts eran demasiado cortos, pero a la vez ofreció una disculpa:

“Podemos asegurarle que la aplicación de nuestro código de vestimenta fue motivada solamente por quejas de otros compradores por la cobertura inadecuada de la ropa no reflejada en la foto publicada en Internet. Cometimos el error de aplicar un código de vestimenta que no tomaba en consideración las tendencias actuales del verano. También nos disculpamos con nuestra comunidad por la manera en que se manejó esta situación”.

Pewee también reveló que la administración del centro comercial la contactó y se disculpó personalmente. Pero la joven insiste en que el mall debe revisar sus políticas de vestuario.

“Definitivamente pienso que ellos necesitan aclarar las cosas. Su política de ropa en su website no dice nada sobre longitudes. Si hay una política tan estricta, necesita ser *información pública * – no algo con que los agentes de seguridad sorprendan a los clientes desprevenidos.

Especialmente con el verano que viene, va a haber un montón de chicas como yo, yendo al centro comercial sin saber que violan algún código secreto de vestuario”, escribió la joven en un segundo post.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here