Está comprobado que el Zika puede provocar que los bebés nazcan con daño cerebral severo si su madre es infectada por éste durante el embarazo. Sin embargo, un equipo de investigadores estadounidenses afirmó recientemente que este virus puede no ser totalmente maligno, ya que es “altamente probable” que resulte de ayuda para combatir tumores cerebrales en adultos.

El Zika, que llegó a Sudamérica desde Polinesia hace alrededor de cuatro años, es especialmente peligroso para las mujeres embarazadas, ya que puede causar microcefalia (cabezas anormalmente pequeñas) y problemas neurológicos a sus bebés, así como abortos involuntarios.

Sin embargo, a diferencia de la mayoría de virus, éste pasa de la sangre al cerebro, donde infecta y mata células madre, una capacidad que, de acuerdo con los expertos, puede ser útil para combatir los mortales cánceres cerebrales, la mayoría causados por la mutación de esas células.

Jeremy Rich, de la Universidad de California, San Diego, y su equipo pusieron a prueba esta teoría sobre el Zika en glioblastoma, el tipo más común de cáncer cerebral, uno de los más difíciles de tratar incluso después de la cirugía y otras terapias, y por lo general causa de muerte de quien lo padece aproximadamente un año después del diagnóstico.

Así, al exponer muestras de un glioblastoma humano (tumor de crecimiento rápido) en un plato con un cultivo de Zika, los especialistas descubrieron que el virus es capaz de destruir las células madre del cáncer, las cuales suelen terminar con la vida a la persona, ya que pueden volverse altamente resistentes.

El equipo también probó el Zika en células cerebrales ordinarias de adultos sin cáncer y encontraron que éste no infectó el tejido, lo que puede explicar por qué el virus raramente causa problemas en personas adultas.

A continuación, los investigadores efectuaron pruebas en ratones implantados con glioblastomas. Tras la observación, se dieron cuenta de que los animales con tumores normalmente morían después de un mes pero, si se les inyectaba con Zika, vivían mucho más tiempo.

El grupo de científicos aún analiza cómo se traduciría esto a las personas, ya que la enfermedad afecta a los ratones de manera diferente que a los humanos pero, por el momento, carecen de planes para comenzar a probar Zika en pacientes con cáncer cerebral.

Los resultados de la investigación fueron publicados en The Journal of Experimental Medicine y, por lo pronto, mostraron que, aunque se trata de un virus devastador para los bebés, podría ofrecer un sorprendente y nuevo tratamiento para combatir el cáncer cerebral en adultos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here