La localización y rescate de personas en zonas de desastres, como el sismo del pasado 19 de septiembre, donde decenas de personas quedaron atrapadas bajo los escombros, podría ser más eficaz gracias al software desarrollado por el científico mexicano Israel Reyes Gómez.

El software, creado en 2013 en Nueva Zelanda y por el cual Reyes Gómez está nominado al Premio Nacional de Ciencia 2017, permitiría a las autoridades conocer el número de personas que se encontraban en un edificio antes, durante y después del colapso de éste durante un sismo, o durante un huracán o atentado terrorista.

En entrevista con Notimex, el experto en ciencias de la computación y matemáticas señaló que de acuerdo al reporte de riesgos 2017 del Foro Económico Mundial, el mundo podría atestiguar mayores desastres naturales, así como ataques terroristas.

Motivos por los cuales el uso de tecnologías como ésta, desarrollada por la empresa Solity, ayudaría a mejorar la capacidad de reacción de las autoridades para salvar vidas.

El científico mexicano explicó que este software, que trabaja mediante los dispositivos móviles, permite detectar antes, durante y después de un fenómeno natural o un desastre causado por el hombre, la localización de la persona en algún inmueble a través del GPS.

Además, detalló que la ubicación se obtiene gracias a que el software permite reportar a través del dispositivo móvil, una alerta de “sano y salvo”, la cual es enviada a las autoridades para que puedan realizar planes de contingencia y rescate en tiempo real.

“Por ejemplo, si tenemos ahorita un temblor y utilizamos adecuadamente la tecnología y tenemos dos edificios, A y B, yo como gobierno utilizando esta tecnología de Solity, puedo saber en el momento del desastre cuantas personas había”, añadió.

“Una vez que tengo esta información yo puedo mandar más unidades de rescate a esos puntos específicos que serían de precisión para incrementar la posibilidad de salvar más gente y de reducir la posibilidad de riesgo en otras personas”, dijo.

Reyes Gómez comentó que con esta tecnología, la cual ya es aplicada en Nueva Zelanda, también se podría observar hacia donde se dirigieron los movimientos colectivos por zonas al momento de un temblor o de un huracán.

El científico señaló que en estos momentos se encuentran mejorando el software con la ayuda de alumnos del Instituto Politécnico Nacional (IPN), además de que también mantienen pláticas con el gobierno federal para su implementación en México.

“Ahora, lo que estamos haciendo con el IPN, es reforzando esta tecnología y agregándole más elementos de neurociencia, matemática aplicada y de movilidad”, destacó.

Por otra parte, dijo que este programa ha llamado la atención de países como Corea del Sur, “una delegación vino al IPN a ver qué tecnología tenemos para colaborar con ellos y les presente este software y le vieron mucho futuro porque ellos viven a la incertidumbre de un ataque nuclear de Corea del Norte”.

En cuanto a la importancia que tiene el uso de la tecnología como los smartphones en cuestiones de desastres naturales, el científico mexicano aseguró que esta se ha vuelto una “prótesis social” que puede ayudar para reducir el riesgo y mejorar la eficacia en la reacción de rescate.

“Ahorita la tecnología es una prótesis social o cognitiva porque en el momento en que perdemos nuestro teléfono nos sentimos desprotegidos porque ya dependemos de ellas, porque ya la hicimos parte de la sociedad y de nuestra vida diaria”, puntualizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here