Los hoteleros de la Riviera Maya están preocupados por las posibles consecuencias de una alerta de viaje del Departamento de Estado, según algunos medios de prensa de EEUU, tras la muerte de una joven por el consumo de alcohol adulterado.

La crisis de seguridad pública que vive México ha impactado ya a los más importantes centros turísticos, como Acapulco y recientemente Cancún, donde un grupo de empresarios creó una red de autodefensas debido a la corrupción de las autoridades.

“No le conviene al destino Cancún-Riviera Maya que se haga mala publicidad con un tema así, aunque sabemos que hay lugares como el Coco Bongo o el Mandala que venden sus barras libres a un precio accesible y pudieron haber adulterado sus bebidas”, explica un agente turístico de una de las cadenas de mayor prestigio en la zona que dio su testimonio y compartió un documento interno de su empresa bajo la condición de mantener el anonimato.

Los empleados de esta compañía que tiene hoteles en México y otros destinos en El Caribe, pero con sede en Miami, Florida, fueron instruidos sobre cómo responder a los clientes ante los cuestionamientos por las bebidas alcohólicas, básicamente informándoles que sus productos son de alta calidad y asegurándoles que “la seguridad de sus clientes es lo más importante”.

El agente indica que esto, por supuesto, muestra una preocupación seria sobre las consecuencias de lo que llama “una mala publicidad…. aunque el gobierno, la prensa local y los propios hoteleros no hablan mucho al respecto”, es decir, no quieren que el tema se extienda.

Aunque Cancún y la Riviera Maya son referencias conjuntas de turismo, en realidad son dos destinos. Pero están muy conectados y ambos son los más visitados por los turistas internacionales con una de las ocupaciones más altas en el país, del 73 y 81 por ciento, respectivamente, según el Monitoreo Hotelero de la Secretaría de Turismo en México de enero a mayo de 2017.

La importancia de esos destinos es reconocida por organismos internacionales, como la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

“La demanda internacional está fuertemente concentrada en Cancún, la Riviera Maya y Los Cabos. Sólo la región sur-sureste representa casi la mitad de todas las llegadas internacionales (47.5%) y casi dos tercios de las noches (viajeros) internacionales (62%)”, indica un estudio de 2016.

Una crisis de visitantes en la región tendría un alto impacto, ya que el 58% del Producto Interno Bruto del turismo mexicano proviene de esa región, que también incluye Acapulco, ya que la OCDE la integra como Sur-Sureste, y aunque hay otros destinos que se consideran, como Yucatán y Veracruz, el binomio Cancún-Riviera Maya a nivel internacional tiene gran importancia.

En su lista de advertencias a viajeros estadounidenses, el Departamento de Estado incluye el siguiente mensaje: “Quintana Roo (incluye Cancún, Cozumel, Playa del Carmen, Riviera Maya y Tulum): Ninguna advertencia está vigente. Sin embargo, los ciudadanos estadounidenses deben tener cuidado al viajar hacia el sur de Puerto Felipe Carrillo o al este de José María Morelos, ya que los servicios celulares e internet son prácticamente inexistentes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here