Entran a una casa de Progreso y atacan a su dueño

PROGRESO (YUCATAN) 29/11/2016,   casa de Jose rene  basto sosa, donde lo asaltaron  a mano armada Megamedia/GABINO TZEC VALLE

PROGRESO.— A sus 63 años José René Basto Sosa, quien durante seis meses surca los mares de Alaska en un barco donde se captura salmón, vivió los cinco minutos más largos de su vida y estuvo a punto de ser asesinado por dos asaltantes que entraron a su casa con pistola y machete en mano.

Le exigieron dinero y un teléfono celular, pero como no se los dio, le golpearon la cabeza con la cacha de la pistola y la espalda con el mango del machete, y después huyeron dejando bañado en sangre a su víctima.

El de ayer martes fue el segundo asalto a mano armada en menos de una semana, pues apenas el sábado pasado un solitario ladrón, cuchillo en mano, entró a la sucursal de la farmacia Yza de la calle 82 con 29 en el centro de la ciudad y se llevó $2,000 de la venta nocturna.

El frustrado asalto violento ocurrió ayer martes a plena luz del día, alrededor de las 11 horas. Los asaltantes, “uno alto y otro bajo de estatura y medio gordito”, con gorras y sandalias, según declaró Basto Sosa, irrumpieron en la casa de José René, en la calle 33 entre 86 y 88, en el poniente de la ciudad.

De acuerdo con su relato, José Basto estaba solo en su casa, sus dos hijos y su hermana habían ido a trabajar, la reja de la vivienda no tenía candado, así que los asaltantes la abrieron y entraron, sorprendieron al propietario del predio, quien estaba acostado en su hamaca.

Al verlos entrar José René les preguntó qué querían y en respuesta le mostraron la pistola y el machete, le pidieron dinero y celulares.

El asaltado les dijo que no tenía, entonces le golpearon la espalda con el mango del arma blanca.

Al ver que los dos asaltantes lo atacaban “y estaban dispuestos a todo”, José René pensó en luchar por su vida, así que agarró un objeto metálico para enfrentarse a los delincuentes, pero uno de ellos le dijo: “Si no lo sueltas te mato”.

“Pues mátame”, fue la respuesta que dio a los delincuentes.

Uno de ellos le dio dos golpes en la cabeza con la cacha de la pistola; enseguida José René quedó con el rostro bañado en sangre y los dos asaltantes salieron de la casa y huyeron.

Después de limpiarse la cara, José René salió a pedir ayuda. Fue cuando los vecinos se enteraron que entraron a asaltarlo y reportaron el caso a la policía municipal.

Una patrulla llegó a los pocos minutos. La víctima estaba sin camisa y explicó cómo ocurrieron los hechos, dio la descripción de los asaltantes, lo subieron a la unidad policíaca y realizaron un recorrido para ver si los encontraban.

Paramédicos de la Policía Municipal atendieron la herida que Basto Sosa tiene en la cabeza y le recomendaron que lo llevaran a una clínica y que también le tomaran radiografías.

En el interior de la casa quedó la sangre del lesionado. Unidades policíacas recorrieron las calles del puerto para tratar de localizar a los asaltantes, pero los resultados fueron negativos.

José Basto trabaja desde hace varios años en Alaska, donde reside seis meses laborando en un barco-fabrica que se dedica a la captura y procesamiento de salmón.

Retornó del norte en septiembre pasado para pasar la temporada invernal con su familia en esta ciudad.—

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here