e

 

 

 

 

 

 

 

 

Saltillo, Coah.- El 25 de mayo de 2005 Bertha Graciela Hernández Hernández asesinó brutalmente a su hija Brenda. El hecho consternó no sólo a familiares y vecinos de la colonia San Nicolás de los Berros, sino a Saltillo en su conjunto por el salvajismo con que se desarrollaron los hechos.

Bertha Graciela fue detenida y juzgada, y 11 años después abandonó el Cereso femenil.

Desde que recobró la libertad, hace unas semanas, manifestó a familiares que se suicidaría ya que no soportaba los remordimientos y la situación emocional que padecía.

Ayer se colocó frente a las vías del ferrocarril en los terrenos de la ampliación La Minita. Durante varios minutos esperó sin moverse de lugar hasta que apareció la locomotora 1504 de Ferromex.

Sin más, se arrojó a su paso. El tren destrozó y arrastró su cuerpo por más de 100 metros, terminando así su infierno terrenal.
Ahoga su ‘infierno’ bajo el tren

Convencida de quitarse la vida, una exconvicta se arrojó al paso del tren para acabar con su existencia destrozada entre las ruedas del ferrocarril, cumpliendo las amenazas que hizo a sus hijos poco después de haber abandonado el Cereso femenil de Saltillo.

Fue a las 11:30 horas de ayer cuando Bertha Graciela Hernández Hernández, de 37 años, cumplió su intención de morir, provocando una enorme movilización de las autoridades en la colonia Ampliación La Minita.

Según la versión de testigos, la mujer permaneció parada durante varios minutos a un costado de los rieles, arrojándose cuando vio que se aproximaba el tren de la empresa Ferromex.

Como resultado, el cuerpo de la infortunada fue arrastrado por más de 100 metros, sufriendo la amputación de sus piernas y acabando bajo las ruedas de acero de la máquina, que se detuvo instantes después.

Tras darse por enterados, elementos de diversas corporaciones policiacas arribaron al sitio para comenzar las investigaciones del caso, mientras los cuerpos de auxilio hacían lo propio tan sólo para confirmar que la suicida ya no presentaba signos vitales.

Mientras se acordonaba el lugar para evitar la intromisión de personas ajenas, familiares de la difunta arribaron para confirmar la noticia que les había llegado como rumor, estallando en llanto ante la mirada de los policías, que poco después los sometieron a interrogatorio.

Durante su declaración primaria, los deudos manifestaron que Bertha les había comentado que se mataría porque no soportaba la situación emocional que padecía, pero aunque estuvieron pendientes de sus acciones, bastó sólo un descuido para que la mujer cumpliera sus amenazas.

Alterada

La suicida había pasado varios años recluida en el penal femenil por el asesinato de su hija Brenda, tras haberla degollado con dos cuchillos el 25 de mayo de 2005, en su domicilio de la colonia San Nicolás de los Berros, animada por los problemas de pareja que sostenía con su esposo.

Debido a eso, autoridades penitenciarias le fincaron varios años de prisión que saldó recientemente, volviendo con su familia y albergando la misma idea que siempre tuvo: arrojarse a las vías del tren.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here