Se acercan los primeros 100 años de la Asociación para Evitar la Ceguera en México (APEC), mejor conocida como el Hospital de la Ceguera, un icono para la salud visual en la Ciudad de México, que recibe a pacientes de toda la República. Para ellos el festejo principal consiste en una transformación y todo ha comenzado por la cabeza.

Por primera vez desde su creación, la dirección general no está en manos de un médico sino de un perfil administrativo, se trata de Alfonso Ventura quien desde hace seis meses tomó el cargo.

Con doce años de experiencia como director general de empresas y organizaciones dedicadas a la salud, hoy se enfrenta a uno de los retos más importantes de su carrera, la mejora de los procesos, tecnología, sistemas, migración digital, crecimiento en la profesionalización y expansión geográfica para una institución que atiende a 1,400 personas al día.

En entrevista para El Economista, Ventura platica que se trata de una visión enfocada a conjuntar el talento médico con la eficiencia administrativa y operativa, “esto le da mucho aliento a médicos, personal y sobre todo, está orientado a los pacientes”.

Dijo que, sin olvidar su razón de ser -brindar salud visual a la gente que no tiene recursos-, la estrategia para APEC se enfoca en tener acciones que mejoren la forma de atender a los pacientes. Para ello hay tres pilares fundamentales: la parte clínica en donde se incluyen 230,000 consultas, 10,000 cirugías y más de 160,000 estudios especializados en los ojos al año. La parte educativa, para formar oftalmólogos y alta especialidad. Y la investigación, que desarrolla ciencia, protocolos y gestiona publicaciones con impacto en salud visual.

“La idea es que a través de estos tres pilares, construyamos el futuro de la APEC”. Por ser una institución de asistencia privada, su enfoque es reinvertir los remanentes que se generan y depositarlos en la formación de médicos: “que asistan a más congresos, generen más publicaciones y se expongan a distintas formas de aprendizaje (a distancia); además de lo que ya se hace dentro del hospital”.

También se pretende fortalecer a todo el personal operativo y administrativo en temas de servicios. “Atender a la población requiere un enfoque muy profesional, con el fin de que la experiencia del paciente sea siempre la mejor. Somos más de 600 personas colaborando, 200 son médicos especializados”.

La segunda vía, explicó, es mejorar procesos y sistemas dentro del hospital. “Hoy sin duda la parte médica se nutre de grandes talentos mexicanos, sin embargo los tiempos de espera del paciente no son los deseables, por eso queremos invertir en sistemas digitales y realizar una reingeniería”.

Su primer esfuerzo saldrá a la luz en dos semanas, se trata del expediente clínico electrónico, además de computadoras en cada espacio donde un médico atienda. “Además de reducir los tiempos, podremos captar toda la información disponible que tendrá impacto en el área de investigación, al hacer big data y entender nuevos patrones y formas de atención”.

Y el último rubro va encaminado a la expansión geográfica y la capacidad instalada. “Queremos acercarnos al paciente de origen, la demanda de recursos para salud visual está creciendo en nuestro país y debemos estar preparados para atenderla. Con la apertura de nuevas ubicaciones geográficas seremos capaces de incidir de forma positiva en la salud visual de un mayor número de pacientes en el país”.

No se perderá el enfoque asistencial

El nuevo dirigente de la APEC aseguró que es importante recordar la enorme contribución, en términos de impacto social, que genera esta institución al atender a un gran universo de personas de escasos recursos. “Lo hacemos desde el enfoque de asistencia privada, es decir, se cobran cuotas muy bajas de recuperación”.

Explicó que con dichas cuotas, a pesar de ser muy bajas, han logrado mantenerse a la vanguardia tecnológica y médica, pero para esta etapa existen nuevos retos. “El nivel se mantiene, pero además se incursionará en la aplicación de nuevas tecnologías; como ejemplo está la adquisición de un equipo para realizar cirugías en tercera dimensión, que es punta de lanza en México y nos permite fortalecer nuestro papel de hospital escuela”.

Para lograr este cometido, Ventura explicó que hoy busca una combinación entre los recursos propios autogenerados de las cuotas de recuperación y, adicionalmente, el hospital se abre a donaciones institucionales e individuales, ya sea en especie o económicas.

Concluyó que desde la perspectiva económica, el paciente no debe preocuparse, por el contrario, “los precios se mantendrán con los ritmos de crecimiento de inflación anual y se espera que aumente el fondo para atención sin costo después de los ajustes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here