En España la matriculación en el colegio sólo es obligatoria a partir de los seis años. No obstante, la tasa de escolarización para el segundo ciclo de Educación Infantil –para niños entre 3 y 6 años- se encuentra entre las más altas de la Unión Europea, cercana al 100%. Desde las instituciones españolas y comunitarias se viene alentando la escolarización cada vez más temprana de los niños y la extensión de la gratuidad a todas las etapas.

Muchos padres se deciden por una escolarización cada vez más temprana por motivos académicos y prácticos; por un lado el niño dispone de cuidado y supervisión en la escuela, por otro les permite escoger plaza en el colegio preferido para la Educación Primaria. En el caso del primer ciclo de Educación Infantil (de cero a tres años) las cifras han aumentado en los últimos años, aunque los padres continúan siendo más reticentes; sólo un 40% de los niños menores de 3 años están matriculados, una cifra que se aproxima a la media europea. Cabe señalar que sólo el segundo ciclo de Educación Infantil es ofrecido de manera gratuita por el estado.

La mejor persona para evaluar el grado de preparación es el docente. Pedagogos y educadores señalan que no todos los niños se desarrollan al mismo tiempo, por lo que resaltan que la flexibilidad es clave en esta etapa de primer contacto con la escolarización.

Debate abierto

La edad mínima obligatoria para la escolarización es un punto que difiere bastante entre cada sistema educativo. Algunos países, como Reino Unido o México, establecen la obligatoriedad desde la educación preescolar, con lo que los alumnos comienzan con cuatro o cinco años. En el otro extremo, estados como Estonia, Finlandia o Singapur han decido retrasar la entrada obligatoria hasta los siete.

La edad de inicio de la escolarización ha sido objeto de debate en países como el Reino Unido a raíz de un estudio realizado por el profesor de la Universidad de Cambridge Robin Alexander. El trabajo señala que cuatro o cinco años es muy temprano para empezar una educación formal y estructurada en materias, y reclaman una enseñanza centrada en el desarrollo de las destrezas sociales a través de juegos y talleres.

En esta línea coincide un estudio presentado recientemente por el gobierno danés, que sostiene que retrasar la edad de escolarización hasta los siete años –como hacen sus vecinos, suecos y finlandeses- reduce la falta de atención y la hiperactividad, con los beneficios apreciables hasta la escuela secundaria.

La reducción de los niveles de falta de atención e hiperactividad es un indicador clave para el autocontrol o autorregulación, término que explica la capacidad de una persona para controlar sus impulsos y modificar su comportamiento cuando están tratando de lograr objetivos. Mejores niveles de autocontrol están vinculados a rendimientos más altos entre los estudiantes. Este estudio demostró que los niños que comenzaron la escuela más tarde son capaces de permanecer sentados, prestar atención y mantener la concentración durante más tiempo, lo que finalmente se traduce en mejores calificaciones.

La importancia del juego

En España el juego predomina en la educación infantil, aunque los profesores advierten de que este nivel educativo comienza a tratarse como “una extensión hacia debajo de la enseñanza obligatoria” y critican la excesiva orientación cognitiva que viene ganando peso en los últimos años. Para contrarrestar esta tendencia, reclaman un mayor énfasis en la formación en valores y un mayor interés por el desarrollo socio-emocional de los niños en estas edades.

 

El éxito de los niños finlandeses

Investigaciones como la realizada por el Gobierno danés avalan el éxito del modelo educativo de Finlandia, el país europeo que mejores resultados obtiene en el Informe Pisa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de Naciones Unidas.

En Finlandia la edad obligatoria de escolarización es de siete años, y el porcentaje de niños inscritos en educación infantil se halla entre los menores de la Unión Europea.

Por otro lado, en esta fase de educación preescolar los contenidos de lecto-escritura están prácticamente ausentes hasta los seis años y la jornada – que dura en torno a cuatro horas – se basa en juegos y talleres. Durante estos años de educación infantil, padres y profesores se reúnen cada otoño para hacer un plan de aprendizaje individualizado, de forma que los intereses y el nivel de preparación de cada niño, sean tomados en consideración.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here