Contar con un testamento es una responsabilidad que debe existir no sólo consigo mismo, sino también con su familia y seres queridos, por ello, septiembre es el mes ideal para ocuparse de esta obligación.

El testamento público abierto es un acto por el que una persona designa, ante un notario, a las personas que a su fallecimiento serán dueños de sus bienes y propiedades, convirtiéndose así en los legítimos beneficiarios de su patrimonio, explica el Colegio Nacional del Notariado Mexicano (CNNM).

Por ello, desde hace 15 años, el Colegio y la Secretaría de Gobernación iniciaron la campaña “Septiembre, mes del testamento”, con el objetivo de fomentar la cultura testamentaria en el país.

Cada año durante este mes, los notarios de todo el país reducen sus honorarios hasta en 50%, y el descuento es aún mayor para las personas de la tercera edad.

Además de la reducción en sus honorarios, se brinda asesoría gratuita y los notarios amplían sus horarios de atención.

En tanto, también se realizan campañas estatales y federales donde se atienden las dudas de la ciudadanía con la finalidad de concientizar a los mexicanos sobre las virtudes de otorgar testamento.

Los costos para otorgar testamento durante la campaña “Septiembre, mes del testamento” 2017 varían entre un estado y otro.

Los precios más bajos se registran en estados como Morelos y Baja California en 812 pesos, mientras que en la Ciudad de México el costo se eleva hasta 2,000 pesos.

Por su parte, en Nuevo León el precio es de 2,028 pesos; en Chihuahua es de 2,320 pesos y en Tabasco es de 2,500 pesos, mientras que en Tlaxcala el costo sube hasta 3,000 pesos.

Cabe mencionar que el testamento otorgado ante notario público es la única manera legal para designar a los legítimos herederos de un patrimonio, y esto se debe hacer mientras el testador se encuentre en aptas condiciones.

“Sólo usted, en pleno uso de su capacidad, conciencia y libertad, puede otorgar testamento. Nadie puede hacerlo en su nombre y no podrá realizarlo si por enfermedad o accidente pierde sus facultades mentales o la conciencia. Ninguna carta o documento, aun cuando lleve su firma, sirve para transmitir su voluntad a tu muerte”, explicó José Antonio Manzanero Escutia, presidente del CNNM.

Aún queda mucho por hacer

A pesar de los avances, Manzanero Escutia advirtió que aún queda un largo recorrido en cuanto a la cultura testataria.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Gobernación, el Registro Nacional de Avisos de Testamento cuenta con 5 millones de testamentos, lo cual significa que solamente 5% de los mexicanos cuenta con este documento para otorgar seguridad jurídica a su familia.

En lo que va del 2017, se han otorgado 360,000 testamentos en todo el país, con lo que se espera superar el récord histórico alcanzado en el 2014, año en el que se realizaron más de 366,000 testamentos.

Las entidades con mayor cultura testamentaria en el país desde que inició la campaña en el 2001 son CDMX con 30% de los testamentos, seguida por Jalisco (12%), Estado de México (10%), Nuevo León (7%) y Guanajuato (5 por ciento).

“Convocamos a la sociedad a hacer de éste un año ejemplar en cultura testamentaria. Otorgar testamento es muy fácil, es más un asunto de responsabilidad que de riqueza ya que independientemente de que una persona tenga muchos o pocos bienes sus herederos deberán atravesar por proceso sucesorio tras la muerte de un familiar”, detalló Manzanero Escutia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here