Los niños mexicanos presentan un alto grado de desprotección con respecto a la inseguridad alimentaria; las oportunidades laborales de sus padres o tutores; la desigualdad económica y la calidad educativa, de acuerdo con un reporte de UNICEF sobre el bienestar infantil.

Los niños mexicanos presentan un alto grado de desprotección con respecto a la inseguridad alimentaria; las oportunidades laborales de sus padres o tutores; la desigualdad económica y la calidad educativa, de acuerdo con un reporte de UNICEF sobre el bienestar infantil en relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.

El desempeño de México en lo tocante al cumplimiento de los ODS es algo más que cuestionable. De los 41 países considerados en el reporte de UNICEF, México ocupa lugares posteriores al 30 en al menos cinco de los nueve objetivos que tienen relación con el desarrollo de la infancia y en tres, se ubica al fondo de la tabla, al ocupar los lugares 40 y 41. Entre estos objetivos, la desigualdad que vive la sociedad mexicana es el que representa el mayor obstáculo para el desarrollo pleno de la infancia.

La UNICEF realizó el reporte Construir el futuro. Los niños y los Objetivos de Desarrollo Sostenible en los países ricos a partir de la información de 41 países que forman parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Unión Europea. Aunque los realizadores del estudio especificaron que éste atiende a países de ingresos altos y medios, en casi todo el reporte hacen referencia a estas naciones como países ricos.

“Este informe pretende adaptar las metas de los ODS de modo que sean pertinentes para los niños de países de ingresos altos (sin dejar de respetar las ambiciones de la agenda internacional) y establecer un punto de partida para el examen del marco de los ODS en esos entornos. Se centra en los objetivos y metas más significativos para el bienestar de los niños en contextos de ingresos altos”, indica el reporte.

La sostenibilidad es la capacidad de una generación de satisfacer las necesidades actuales sin afectar la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer las suyas. Esto implica garantizar un equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social, es decir que no basta solamente con crecer económicamente para alcanzar nuestro bienestar, lo que ponen en evidencia países como Estados Unidos y Nueva Zelanda, cuya presencia en los últimos lugares de la clasificación “demuestra que no basta con gozar de ingresos altos para garantizar un buen resultado en la preservación del bienestar infantil”, explica el reporte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here