CIUDAD DE MÉXICO.- Javier Méndez Ovalle, quien asesinó y desmembró a una joven de 17 años, cuyos restos fueron encontrados el 30 de junio de 2013 en Tlatelolco, fue sentenciado a 50 años de prisión.

El Juez Séptimo Penal del Reclusorio Norte también lo condenó al pago de 323 mil pesos por reparación del daño y 128 mil pesos por daño moral a los padres de la víctima.

Méndez Ovalle fue detenido el 28 de julio de 2014 en San Juan del Río, Querétaro, en una cafetería en la que trabajaba con la identidad falsa de Carlos Medina Martínez.

En 2012, obtuvo una medalla de bronce en la Olimpiada Internacional de Física, que se realizó en Estonia, y hasta antes del crimen de Sandra tenía planeado viajar a Alemania, donde había conseguido una beca.

Javier conoció a Sandra Camacho a través de Facebook. Después de saber que ella se sentía triste por no haber pasado el examen de admisión a la UAM, se ofreció a conseguirle trabajo como edecán.

Acordaron verse el 28 de junio de 2013 en la estación del metro Tlatelolco. Dos días después, el 30 de junio, Sandra apareció desmembrada en una unidad habitacional aledaña.

Según la reconstrucción hecha por la procuraduría capitalina, ese día los dos fueron al cine y regresaron al departamento donde él vivía en Tlatelolco. Ahí, según relató Méndez Ovalle, la estranguló porque ella no le creyó que era un alumno de excelencia y que se iría a estudiar a Alemania.

Después, seccionó el cadáver y lo tiró en los contenedores de basura de la unidad.

Posteriormente, huyó. Las autoridades creían que había salido del país, pero en realidad se asentó en San Juan del Río.

En aquella ciudad, decía ser originario del Estado de México y que trabajaba para pagarse una carrera de ingeniería.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here