En el 2001 la Ultimate Fighting Championship (UFC) se alistaba para anunciar la bancarrota. Poco impacto entre los aficionados, negativa de algunos estados para presentar funciones en ciertos sitios, mala reputación por la excesiva violencia. Nada hacía pensar que el futuro fuera lo que hoy es: una de las industrias deportivas más exitosas del planeta. En aquel año Lorenzo y Frank Fertitta adquirieron la franquicia en 2 millones de dólares y en julio del año pasado la vendieron en más de 4,000 millones. La historia se cuenta sola.

Ahora, con los nuevos dueños (WME-IMG), las aspiraciones son altas: codearse con las empresas de Wall Street, el mercado de valores más importante del mundo.

A menos de 12 meses de haber sido adquirida por el fondo de inversión WME-IMG por 4,000 millones de dólares, la UFC, principal empresa de artes marciales mixtas en el mundo, podría emitir acciones en Wall Street.

En entrevista, Joe Carr, vicepresidente de Contenido Global del UFC, dio a conocer que la transmisión de las peleas a través del esquema Pay Per View han logrado generar importantes recursos a la empresa.

“Hemos tratado de ser competentes en estos aspectos para ganar mercado y facilitarles a los consumidores el acceso a nuestro deporte. Tal vez en un par de años seamos más estables, con mayor expansión global y tengamos la oportunidad de hacerlo”, respondió a la pregunta de si han pensado en llegar al mercado de valores.

Carr agregó que como parte del crecimiento de la empresa, este año van a realizar 17 peleas internacionales, cuando el año pasado fueron 16, mientras que el 2018 proyectan hacer entre 18 y 19 combates a nivel global.

“Nos enfocamos en los nuevos mercados, como Argentina, Rusia, Francia, por primera vez en China; ahí es donde International Management Group (IMG) engloba este deporte de forma internacional”, comentó. Sin embargo, a pesar del crecimiento exponencial que ha tenido la franquicia, el encargado de relaciones internacionales del UFC asegura que el tamaño aún es mínimo comparado con lo que logran otras ligas en la Unión Americana, como la de fútbol americano.

“Uff, es chistoso porque todos asumen que la UFC ya está establecida pero seguimos siendo un deporte muy pequeño en comparación al futbol americano en EU; tenemos 21 países involucrados, está bien el alcance que hemos logrado, pero el número de países de todo el mundo sigue siendo pequeño, esperemos que en cinco años el número se duplique”, expuso.

Cuestionado sobre si los 4,000 millones de dólares que WME-IMG pagó por obtener los derechos de la marca a nivel global bien valieron la pena, Karr respondió que se verá reflejado en el valor que obtenga la empresa en el mediano plazo.

“Encuéntralo en los próximos cinco años, sí, si piensas en lo agresiva que fue esa cantidad, no es nada, ya que la industria de los deportes es de las que obtienen mayor crecimiento, hemos invertido en el delay y dvr; 4,000 millones no es nada por los 15 años de carrera de la UFC”.

WME- IMG es un fondo de inversión perteneciente a Silver Lake Partners, que cuenta una posesión de 51%, fue fundado en el 2009 y tiene sus oficinas centrales en Estados Unidos. Su director ejecutivo es Ari Emanuel. A raíz de la adquisición, cuentan con nuevas oficinas en Las Vegas, Nevada. Entre sus filiales, además del UFC, se encuentran IMG, organización Miss Universo, IMG Academy, IMG College y el World Extreme Cagefighting.

El valor pagado por la empresa de artes marciales mixtas fue el doble de lo que el grupo liderado por el exjugador Irving Magic Johnson pagó por Los Ángeles Dodgers en el 2011, que fueron 2,000 millones de dólares, mismo valor de la venta de Los Angeles Clippers que eran, hasta antes de la adquisición de UFC, los equipos más caros de la historia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here