La situación de Marco Verratti puede dar un giro en los próximos días después de que no se hayan producido mayores acontecimientos desde que su agente, Donato Di Campli, rechazara la renovación a razón de 12 millones de euros por temporada que le presentó el PSG.

El deseo del italiano sigue siendo el de recalar en el Barcelona este mismo verano, pero debe ser el club azulgrana quien mueva ficha presentando una buena oferta, algo que ya puede hacer después de cerrar el ejercicio financiero 2016-2017.

Según los estatutos, el Barcelona no puede cerrar sus balances con el Ebitda superando los ingresos, algo que impedía al club azulgrana mover ficha bajo riesgo de comprometer esta directriz interna. Con la temporada 2017-2018 acabada de empezar, el Barcelona ya está listo para endeudarse y presentar ofertas potentes en pos de reforzar el equipo con candidatos reales al once titular, tal y como sostiene la dirección técnica. De hecho, Mundo Deportivo incluso apunta que Josep Maria Bartomeu asumirá la negociación de forma personal con el objetivo de desbloquear la rotunda negativa del PSG a negociar la venta del centrocampista.

La estrategia ahora pasará por intentar rebajar el estruendo alrededor del jugador, algo que no ayuda a convencer al PSG, para llevar la negociación de una forma discreta para que llegue a buen puerto y con unas condiciones que no comprometan ni los balances financieros del club barcelonista ni la escala salarial en el vestuario.

El Barcelona sigue convencido de que no hay nadie mejor que Verratti para asumir la batuta del equipo. Los próximos días pueden ser clave, tanto por la irrupción de Bartomeu en la negociación como ante la posibilidad de que el jugador no se presente a los entrenamientos mañana, tal y como se ha especulado los últimos días.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here