La Duodécima es Real.

Los blancos lograron ante la Juventus lo que nadie había conseguido hasta ahora: ganar dos Champions League de manera consecutiva.

Cristiano Ronaldo abrió el marcador, igualó Mandzukic con un golazo, Casemiro marcó en la segunda parte, Cristiano puso el 1-3 y Asensio completó la fiesta blanca.

Llegó la hora de la verdad. Cardiff, Millennium Stadium, Juventus, Real Madrid. Los dos mejores equipos en la Champions League, los dos con caminos muy diferentes, con juegos muy diferentes, pero con un mismo objetivo: la ‘orejona’.

Para unos podía ser su tercera Champions, la primera desde 1996, una espera de 21 años que esperaban acabar después de la final perdida ante el Barcelona en 2015. Precisamente tendrían a otro equipo español delante, ni más ni menos que el ‘Rey de Europa’, un Real Madrid que buscaba la Champions número 12 para llevarla a las vitrinas del club blanco.

Zidane se había llevado a todos a Cardiff, pero la gran duda estaba en torno a Isco o a Bale en el once titular para la final. Finalmente, el francés metió a Isco como titular, dejando al galés en el banquillo y a Lucas Vázquez y a James fuera de la convocatoria.

Allegri se decantó por su once de gala, con su ‘BBC’ en defensa, con Alex Sandro y Dani Alves en los extremos y con Higuaín, Mandzukic y Dybala en ataque. Los 22 protagonistas ya estaban decididos, los aficionados estaban en sus sitios, los nervios estaban a flor de piel y sólo faltaba que Brych marcase el arranque del partido.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here