Cinecomentarios / Robert el muñeco siniestro

0
39

Todos hemos escuchado muchas veces que el tiempo perdido jamás se recupera, y este dicho sirve como advertencia suficiente al momento de decidir ver una película de dudosa procedencia, como es el caso del material cinematográfico que llega a nuestro cine, titulado: “Robert el muñeco siniestro”.

“Dirigida” por el guionista y director galés Andrew Jones (“Noche Silenciosa”, “Amityville, el asilo”, entre otras) conocido en el Reino Unido por realizar trabajos de terror independiente y de muy bajo presupuesto, nos trae ahora un filme que se estrenó en aquel país en el año 2015, pero no fue sino hasta este año que se decidió distribuir en los cines nacionales.

Nos narra una historia basada en hechos reales en la que se nos cuenta cómo un ama de llaves es despedida de su trabajo, pero antes de abandonar la casa donde laboraba para esta familia, le obsequia un peculiar muñeco con aspecto siniestro, al hijo de la pareja para que le sirva de compañía, pero al poco tiempo, cosas extrañas comienzan a suceder en la casa, y los padres tendrán que darse a la tarea de descubrir qué es lo que las está ocasionando, antes de que sea demasiado tarde.

La verdad es que no hay mucho qué decir, es difícil darle algún voto positivo a este intento de “videohome”, y digo intento, ya que muchos videos caseros superan en demasía lo que esta cinta nos muestra, y no me dejarán mentir cuando digo que pocas veces he sugerido tajantemente no entrar a ver algo al cine (si no me equivoco, solamente lo he hecho con “Emoji, la película”), pero es que es sumamente indignante que trabajos como este sean comprados para distribuirlos en nuestros cines, como si no existieran mejores opciones.

La película no cuenta nada que despierte el mínimo interés del espectador, más que el morbo de saber en qué va a terminar un trabajo tan mal hecho, tan mal actuado, con un guión que pareciera que fue escrito por un niño de 10 años que se encontraba aburrido, de malas y sin muchas ideas. Está claro que es uno de esos filmes en los que al decidir verlos, ya sabemos a lo que nos atenemos, sabemos que no serán buenos, pero pareciera que no está de más darles una oportunidad, aunque en esta ocasión, podría resultar más decepcionante de lo que se espera.

Cuenta con un elenco simplón, está bastante mal actuada, los diálogos suenan acartonados y las situaciones no son nada creíbles, además de que los “jumpscares” o “sustos”, más que causar miedo, dan pena y generan risas involuntarias de lo pésimos que son.

En cuanto al desarrollo de los personajes, es bastante pobre, ya que no logra describir ni por asomo la personalidad de ninguno de ellos, haciendo que la trama se torne pesada al no simpatizarnos ninguno de los actores que vemos en escena y no contarnos nada relevante durante hora y media.

Estoy obligado a ofrecer una advertencia prudente, y manifiesto abiertamente no ir a ver esta película que parece un tributo al mal gusto, no aporta absolutamente nada al género de terror y es indigesta y aburrida, y espero no se mal entienda mi postura, estoy de acuerdo en que cada persona es libre de hacer con su tiempo y su dinero lo que su voluntad le dicte, sin embargo, como dije al principio, al entrar a ver esta cinta, hay que estar consciente de que el tiempo es valioso, y no se recupera jamás.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here