¿Te gusta ver películas de terror? A pesar de que estas nos provocan que el corazón se acelere, nos suden las manos y la piel se erice, estas reacciones dejan al espectador un aprendizaje observacional que lo preparan ante situaciones de supervivencia, así lo expuso Hugo Sánchez Castillo, el especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El profesor de la Facultad de Psicología de la UNAM dijo que la gente puede tener una proyección respecto al tema de la película y, aunque admite que los escenarios no son reales, se prepara para situaciones similares sin que se vivan.

Esa situación es común en el sistema nervioso central, un mecanismo que permite extraer información para usarla después, el cual es llamado aprendizaje observacional, así lo explicó el catedrático en UNAM Global.

Sánchez Castillo señaló que, bajo esta dinámica, es fácil tener o apreciar experiencias de muerte o terror que no necesariamente le atañe al público en general, pues para muchas personas los filmes de horror les son agradables.

Sin embargo, detalló que las respuestas fisiológicas están relacionadas con mecanismos de estrés y ansiedad, por lo que en otras personas puede desencadenar cuestiones patológicas.

El especialista de la UNAM agregó que un individuo que sufre de trastornos de pánico, ansiedad y estrés postraumático no puede ver una película de este género, porque no entiende la diferencia.

El miedo es una respuesta de supervivencia que permite alejarse de las cosas potencialmente peligrosas. Además, si se le agrega incertidumbre, el cual también genera sensaciones y malestares, se tendrá una respuesta de alerta ante un evento catastrófico, concluyó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here