Nora Vasallo dirige y actúa esta puesta en escena que gira en torno la posibilidad de romper patrones 
amorosos destructivos.

Nora Vasallo siempre ha creído que todos estamos a un paso de perder la razón, y cruzar esa delgada que línea que la divide de la demencia. Vivimos en constante ansiedad, estrés y fatiga, con un ritmo de trabajo y de vida que a veces no nos da tiempo de pararnos y reflexionar: “Perdemos la posibilidad de reflexionar sobre muchas de las cosas importantes y del tiempo que perdemos y de este mundo caótico, y tenemos que decidir si cruzamos a la demencia —a un lugar seguro, a un mundo infantil donde no tienes preocupaciones y no tienes responsabilidades de trabajo, ni de tu cuerpo ni tu futuro—, o decides mantenerte en la línea de la cordura”.

Hace algunos años, gracias a una relación amorosa, Nora se sintió en una situación donde tenía que tomar una decisión al respecto. En vez de cruzar a la demencia, decidió escribir una obra de teatro: “Sucedió a lo largo de varios años. Desde el 2009 hasta el 2014, y era algo que estaba intentando entender qué lugar ocupaba en esta historia. Al principio comencé a escribir posicionándome como uno de los personajes, pero ahora me doy cuenta de que yo soy o fui cada uno de los personajes. Fue una forma de poner en papel lo que pasaba por mi cabeza. Todo ese universo que estaba hecho un caos, tenía que darle orden y estructura y no repetir patrones”.

Así fue como nació Cuando escuchas a las aves, una puesta en escena dirigida y actuada por la misma Nora, que se presenta en la Sala Novo del Teatro La Capilla. La obra es una tragicomedia de teatro psicológico que gira en torno a León y Azul, una pareja perseguida por la sombra de viejos amores, los cuales revelan una historia de abuso psicológico.

En escena se contrastan todo el tiempo las realidades mentales del personaje principal que padece esquizofrenia, y que vive a lo largo de la historia diversos flashbacks y alucinaciones que nos van preparando para revelar los secretos de León y su antiguo amor, una mujer llamada Turmalina.

Nora no vivió la esquizofrenia de su pareja, sino más bien una depresión profunda, pero “puso” este mal en su personaje para llevarlo al extremo y poder hacer una metáfora de su relación.

El proceso de escritura fue bastante ágil, casi de un mes: “Tenía todo el material emotivo guardado y fue eso sacar todas las ideas y hacerlas escenas y estructurarlas. No puedo decir que me siento liberada porque estoy consciente de que provoqué muchas situaciones que sucedieron en la relación, pero sí estoy más consciente. Entonces (…) eso me parece un paso importante, sobre todo porque estoy aprendiendo a no guardar para mí lo que es necesario”, nos comenta la directora, dramaturga y actriz.

Nora trabajó su texto de la mano del dramaturgo Andrés Castuera-Micher. En un inicio la obra se iba a llamar Sensorial, pues parte del planteamiento de la obra está relacionado con ciertas experiencias sensoriales que son las que ayudan a las personas a volver a la realidad; sin embargo, su asesor le sugirió cambiar el título por uno que captara mejor la esencia de la obra: “De pronto se le aparece una psiquiatra a León, que le dice que ‘cuando escuchas a las aves’ es cuando comienzan las alucinaciones. En ese texto se revela el sentido de la obra que se da casi al final”.

Por último, Nora nos platica lo siguiente: “La obra puede funcionar como una despedida, para cerrar un ciclo y conciliar un momento doloroso. También para reconocer cómo nos posicionamos en una relación: a veces como víctima y a veces como alguien que puede provocar mucho dolor. Podemos ocupar los dos espacios. Al final, puede funcionar como catarsis”.

Cuando escuchas a las aves se presenta todos los lunes a las 8 de la noche en la Sala Novo del teatro La Capilla (Madrid 13, Coyoacán). Actúa también el actor Sergio Rüed.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here