El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que enfrenta una fuerte presión de republicanos y demócratas por igual, condenó el lunes a los supremacistas blancos que realizaron una manifestación en Virginia el fin de semana e iniciaron un brote de violencia que causó la muerte de una persona.

“El racismo es el mal”, dijo el mandatario desde la Casa Blanca. “Y los que causan violencia en su nombre son criminales y matones, incluyendo el KKK, los neonazis, los supremacistas blancos y otros grupos de odio que son repugnantes a todo lo que queremos como estadounidenses”, dijo Trump desde la Casa Blanca.

Trump fue muy criticado luego de que el sábado se abstuvo de señalar a ningún grupo en particular y en cambio recalcó que “muchos bandos” fueron los culpables de la violencia en esa ciudad de Virginia. Aseveró entonces que “el odio y el racismo” evidente en el país ya existían mucho antes de su candidatura.

En esas observaciones, no identificó a los supremacistas blancos ni a ningún otro grupo de odio, incluso cuando los legisladores republicanos y otros en su Casa Blanca los condenaron por su nombre.

Momentos antes, Trump evadió las preguntas que le hicieron a gritos los periodistas sobre los enfrentamientos raciales en Charlottesville, Virginia.

Trump saludó brevemente mientras caminaba solo hacia la casa presidencial, que está siendo renovada.

El presidente está en Washington por un día. Trump ha estado trabajando intermitentemente durante sus vacaciones, que mayormente las está tomando en Bedminster, Nueva Jersey.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here