El día que Savannah cumplió los 12 años jamás se olvidará en la Iglesia Mormona de Utah. La niña se puso en pie, acudió al púlpito y dio un histórico discurso: compartió con todos los feligreses que era lesbiana.

Esta niña estadounidense ya había comunicado su condición sexual a sus padres, a sus amigos y al resto de su familia. Pero quería contarlo en su iglesia, para que todo el mundo lo supiera. Y también, para dar una lección a una congregación que aunque en teoría acepta a gays y lesbianas, no suele ser muy abierta de mente.

“Soy lesbiana y creo en Dios. Sólo quiero ser feliz y quererme a mí misma y no sentir vergüenza por ser yo misma…” Pero la niña no pudo continuar: uno de los guías mormones se levantó, cortó su discurso y le dijo que se sentara.

Los hechos sucedieron el año pasado, pero no se han hecho virales hasta ahora.

Este es el discurso de la niña:

“Hola, me llamo Savannah y quiero compartir mi testimonio con vosotros.

Creo que fui hecha de la manera que soy, todo lo que soy, por mis padres. No se equivocaron cuando me dieron ojos marrones, o cuando nací sin pelo. No se equivocaron cuando me dieron pecas, o cuando me hicieron gay. Dios me ama tal y como soy, porque creo que Él ama a todas sus creaciones. Creo que me hizo de esta manera a propósito.

No he elegido ser así, y no estoy de broma. No puedo hacer que otra persona sea gay, y estar a mi alrededor no hace que alguien lo sea. Creo que Dios quiere que nos tratemos unos a otros con amabilidad, incluso si somos diferentes.

Espero que algún día pueda tener citas, ir al baile del colegio, cogerme de la mano con alguien, y después ir a la universidad. Espero encontrar a una pareja y tener un trabajo genial. Espero casarme y tener una familia. Sé que puedo conseguir todas estas cosas como lesbiana, y ser feliz”.

Savannah pudo decir poco más, ya que el micrófono con el que hablaba fue cortado. En ese momento, uno de los líderes le pide que se baje.

La CNN se ha puesto en contacto con la familia de la niña, que revelan que Savannah se puso a llorar poco después del incidente. También han hablado con los responsables de la iglesia, quienes aseguran que los miembros de la comunidad LGBT son bienvenidos a su seno, pero que también reconocen que interrumpieron a la pequeña porque varios de los feligreses se marcharon indignados del templo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here