El vídeo de la niña que fue atacada por un león marino en el Acuario de Vancouver (Canadá) ha sido, sin duda, la noticia viral de la semana.

Este tipo de animales rara vez la emprenden con los seres humanos y la pequeña ha tenido que ser ingresada en un hospital aquejada de una extraña infección.

Los médicos creen que la niña puede haber contraído una enfermedad denominada ‘dedo de foca’ que se transmite a través de una bacteria que suele estar presente en las bocas de estos mamíferos marinos.

Los síntomas empiezan con una inflamación de la zona afectada, continúan con una profunda infección de los tejidos que puede terminar causando una necrosis y hacen necesaria la amputación.

Este trastorno es común en los marineros que tienen contacto con las focas y los leones marinos, y causaba tremendos daños hasta el siglo XIX. Con la llegada de los antibióticos, su tratamiento es mucho más sencillo.

La familia de la niña se ha puesto en contacto con los trabajadores del Acuario de Vancouver tras conocer que su hija podría estar sufriendo este trastorno, propagado por una bacteria llamada micoplasma.

“Si cualquier miembro de nuestro equipo recibe una mordedura de una foca o de un león marino, siempre les mandamos al hospital con una carta firmada por nuestro veterinario en la que se explica qué antibióticos han de darles para tratar este problema, ya que hay algunos que no tienen efecto”, asegura Deana Lancaster, portavoz del acuario, en declaraciones concedidas a ABC News.

La micoplasma es una de las bacterias más pequeñas que existen y carece de pared celular, el punto débil que atacan los antibióticos como la penicilina. Sin embargo, la tetraciclina sí que es efectiva para combatir sus infecciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here